34 años juntos, sus vecinos estaban aterrorizados… ser amigo de un caimán no es fácil

34 años juntos, sus vecinos estaban aterrorizados… ser amigo de un caimán no es fácil

A pesar de que su esposa tampoco está muy de acuerdo, el señor Murabayashi dice que cuidará de Caimán hasta el último día de su vida.

La cabeza de este hogar es el señor Nobumitsu Murabayashi, un hombre de 65 años que cuenta de manera sonriente y sin prisa, cómo empezó la historia del reptil al que decidió llamar Caimán y con el cual vive en la ciudad de Kure en Japón.

Carters News

Un destino completamente alejado de su realidad.

Todo inició cuando uno de sus hijos le pidió comprar el reptil en un festival de animales exóticos hace 34 años. Inicialmente Nobumitsu se mostró reacio hacía aquella posibilidad, pero luego de suplicas terminó por acceder a la petición de su primogénito. Cuando lo llevó a casa era tan solo un bebé y media unos cuantos centímetros, pero así como fue creciendo su lazo de familiaridad, también lo hizo su enorme cuerpo.

Carters News

Poco a poco Caimán aprendió las normas de respeto de la casa, en las que siempre se destacó el respeto por el otro y aunque en una ocasión mordió a su hermano humano, rápidamente aprendió que así como que ellos estaban respetando su vida, él debía hacer lo mismo. Nobumitsu dejó de verlo como un ser salvaje y agresivo, para convertirlo en un consentido animal doméstico al que le encanta consentir, llevar de paseo e incluso cepillar sus dientes.

Carters News

La presencia de Caimán cada vez se fue haciendo más notoria, pues le encanta salir a la calle y aunque siempre está en compañía de su humano, los asombrados ojos de quien lo veían alertaron a las autoridades. El señor Nobumitsa hizo lo posible e imposible para quedarse con él, aferrándose al buen comportamiento que tenía con las demás personas y haciendo hincapié a que sus índices de agresión y mala conducta eran nulos, en aquel momento ganó la batalla y le dejaron conservarlo siendo 100% responsable de sus acciones.

Carters News

No le hace falta cariño, pero sí compartir con los de su misma especie.

Caimán es 46 kilogramos de amor y fidelidad, pues no hay nada que disfrute más que caminar al lado de su padre humano y ser acariciado por la gente. Él mueve la cola como un perrito y se queda quieto como un gatito cuando lo acaricia un niño, los ama y los respeta por su inocencia y los pequeños son felices a su lado.

Carters News

Cuando Caimán pasea con Nobumitsu nadie puede evitar detenerse, quieren tomarle fotos y consentirlo, sin embargo, la dicha termina cuando el reptil observa un charco de agua, pues le encanta refrescarse cada vez que puede. Pensando en ello su papá le construyó su propia bañera y suele pasar allí el tiempo que él considera necesario.

Carters News

Caimán y Nobumitsu han trascendido fronteras y muchos medios han contado la historia del reptil que ha vivido durante 34 años con una familia y aunque el hombre asegura que su esposa no acepta del todo su presencia en casa, él está dispuesto a seguir cuidándolo hasta el final de sus días.

Carters News

Sin lugar a dudas entre este hombre y este caimán existe una relación afectiva, sin embargo, en Zoocloud pensamos que los animales deben estar en su hábitat natural, a pesar de que los humanos puedan brindarle comodidades y mucho amor.

Si te gusto esta historia animalista considera apoyarnos con una suscripción de pago.

Existimos gracias ti!