fbpx

Créeme, no quieres tocar esto y NO, no es la peluca viviente de Trump, es un animal

Puss Caterpillar, este curioso animalito que parece haber anidado en la cabeza de Trump es súper venenoso y muy común en América Latina.

Parece inofensivo pero está lejos de serlo. Este pequeño animal es una oruga que suele tener comportamientos poco predecibles los cuales llevaron a que, a finales del 2019, apareciera en distintas zonas de Argentina y provocara un aumento en los casos de personas que reportaron haber sentido dolores mucho más fuertes que los de una picadura de abeja. Sin duda alguna, un lobo vestido de oveja.

George Grall, National Geographic

Un peluche que es preferible no tocar.

Su nombre científico es Megalopyge opercularis y es común en el continente americano, de hecho, en el 2010 se reportaron varios casos de picaduras a personas en algunas regiones de Estados Unidos. Pero, ¿qué es lo que hace tan peligroso a este pequeño animal? precisamente lo que esconde debajo de esos pelitos que lo hacen tan curioso: espinas venenosas que pueden clavarse al entrar en contacto con la piel.

Voluntaria o involuntariamente, tocar esta oruga puede traer dolores que duran hasta 12 horas y que llegan a ser tan profundos que da la sensación de entrar hasta los huesos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Chelsea Harem & Family (@harem.hearts) el

En cualquier caso, el dolor depende de la parte del cuerpo con la que ha estado en contacto el insecto y cuántas espinas se han clavado. Personas que han sido picadas en la mano afirman que el dolor puede extenderse hasta el hombro y durar hasta 12 horas –Comentó el entomólogo de la Universidad de Florida, Don Hall a National Geographic.

A pesar de ser venenoso y recordarnos que el dolor no conoce de limites, este pequeño insecto no ha reportado ninguna muerte desde que se sabe de su existencia. El dolor persiste y puede causar inflamación en la zona donde clava las espinas, sin embargo, aún no hay un procedimiento médico establecido para tratarlo. Lo único recomendable si llegas a encontrarte con la sorpresa de que fuiste picado por uno de ellos, es que trates de sacar estas pequeñas agujas con cinta o algún material que se adhiera a la piel, evitando que el veneno se quede en el cuerpo para hacer su recuperación mucho más rápida.

El trópico le agrada.

Por lo general, el crecimiento de la especie es impredecible y su población va y viene dependiendo de factores como el clima, el alimento y los parásitos en el ambiente. Sin embargo, en las zonas donde se empieza a registrar es recomendable que las labores de jardinería se hagan cuidadosamente y con elementos protectores como guantes, pantalones y camisetas de manga larga que puedan cubrir cualquier área de contacto con la especie. También es importante estar en constante observación de los espacios en los que se está expuesto a cualquier tipo de flora.

Podemos decir que su aspecto es bastante gracioso y llamativo, pero definitivamente no todo lo que brilla es oro y a veces es mejor alejarse de lo que cautiva nuestra atención.

Fuente: National Geographic