Ringo murió y pensé que no volvería a amar, pero él me habló por última vez y todo cambió

Ringo murió y pensé que no volvería a amar, pero él me habló por última vez y todo cambió

Nunca olvidará el día en que un estúpido accidente se llevó a su perrito Ringo, pero él mismo desde el cielo le ayudó a sanar.

Hace 15 años, en la fría y lejana Moscú, Anastasia Pomorina, que en ese momento solo tenía 18 años, sufrió un accidente automovilístico junto a su perrito Ringo cuando viajaban para competir en una carrera. El brutal choque estuvo a punto de llevarse su vida, la dejó con la mayoría de sus huesos rotos y con muchas secuelas, sin embargo, la más difícil de todas fue perder a su peludito en el lugar.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Анастасия Поморина (@pomorina_anastasiia)

En ese momento, Pomorina se dedicaba a seguir una carrera en Ingeniería informática, impulsado por el talento heredado de sus padres por los números, pero ese hecho junto a Ringo le cambió por completo su vida, y aunque se graduó de la universidad y estuvo ahí por más de seis años, vivir lo que vivió la hizo consciente de que su vida iba por otro camino.

Ya no los cuenta, solo deja que lleguen.

La muerte de alguien que amamos siempre nos cambia la vida y eso fue, precisamente, lo que le pasó a Anastasia. Aunque su vida ya seguía un rumbo claro, quiso dedicarse a lo que realmente la apasionaba desde ese momento. Se convirtió en instructora de pilates y entrenadora personal, siguiendo el amor que tenía por las carreras y el deporte al aire libre que le encantaba acompañar con perritos.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Анастасия Поморина (@pomorina_anastasiia)

Sin embargo, esas pasiones se vieron acompañadas por una mucho mayor: rescatar perritos y gatitos. Esa misión estaba impulsada por la muerte de Ringo y lo mucho que anhelaba encontrarlo en cada uno de los peluditos que salvaba de los duros días en la calle, sin embargo, después de algunos años se convirtió en su verdadera razón para vivir.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Анастасия Поморина (@pomorina_anastasiia)

Desde hace 15 años, con esa increíble misión, Anastasia hace parte de la organización de rescate Fluffy Help, que ayuda a rescatar peluditos de las calles de Rusia, incluyendo a los que la mujer ha llevado a su casa. Actualmente, Pomorina ni siquiera los cuenta, aunque se sabe que tiene 15 perritos y trece gatos, ya no le importa el espacio, la cantidad o los gastos. 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Анастасия Поморина (@pomorina_anastasiia)

Dejó de complacer a los demás, siguiendo a su corazón en la que cree es su verdadera misión en el mundo y afirma que se siente muy feliz con lo que hace, a pesar de vivir en un apartamento minúsculo donde ya no cabe nadie más y donde a menudo lleva más rescates, confiesa que no piensa en eso al momento de sacar a un peludito de las calles.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Анастасия Поморина (@pomorina_anastasiia)

Por ahora, Anastasia trabaja para solventar los gastos de todos sus rescates, algunos de ellos sacados de situaciones muy tristes, sin embargo, dice sentirse agradecida por poder ajustar su vida a ellos y manejar una perfecta comunicación con cada perrito y gatito a los que ha podido salvar.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Анастасия Поморина (@pomorina_anastasiia)

Lo que hace Anastasia va más allá de un trabajo, es vocación y la admiramos, es nuestra heroína. 

Fuente: Anastasia Pomorina

Si te gusto esta historia animalista considera apoyarnos con una suscripción de pago.

Existimos gracias ti!