No tenían hogar, le ofrecieron una casa pero sin su perrita, prefirió volver a la calle

No tenían hogar, le ofrecieron una casa pero sin su perrita, prefirió volver a la calle

“Yo no la dejo solita por nada en el mundo, juntos al menos nos damos calor y nos hacemos compañía, así no tengamos donde vivir”

El amor entre Luis Pereira, un habitante de calle de Santa Maria da Feira, una ciudad de Portugal y Kika, una perrita de color beige con blanco de raza criolla, nació en el año 2019, luego de que el hombre fuera a adoptarla de una perrera municipal.

Sus caminos estaban destinados a encontrarse.

Ambos estaban separados de sus familias, Luis porque a la edad de cuatro años fue abandonado por sus padres y aunque tiempo después fue adoptado por una mujer de buen corazón, la calle había dejado huella en su sus acciones y pensamientos, por lo que fue corrido del lugar donde quisieron acogerlo como uno más de la familia.

En cuanto a Kika, nació el 29 de abril de 2019 y estaba disponible para ser adoptada en un establecimiento de Oporto. Sin conocer más de su pasado, fue allí donde se Luis la conoció e hizo papeles para ser su papá humano formalmente. El hombre estaba dispuesto a hacer un cambio notorio en su vida, dejó las sustancias ilícitas y decidió llevar una juventud sana y todo por el nuevo miembro de cuatro patitas de su familia.

Nelson Garrido / Público

Antes había tenía dos peluditos bajo su custodia, Mickey y Max, pero cuando tenía problemas de salud debía dejarlos en albergues o en algunas ocasiones darlos en adopción para tener un techo donde curarse de sus enfermedades. Sin embargo, este caso era distinto tenía una conexión especial con su perrita, ella lo motivaba a ser mejor cada día y eso fue lo que terminó por cerrar este particular lazo familiar.

Desde el principio me volví muy apegado al perro, como nunca lo había hecho con los otros animales que tenía. Ella es un perro diferente a todos los demás perros. No se como expresar mi amor por Kika. Ella me salvó la vida – Dijo Luis Pereira, al periódico Público.

Nelson Garrido / Público

Dijo una y mil veces no, antes de abandonarla.

Luis y Kika vivieron en muchos lugares pasando necesidades, pues cada vez que al hombre le ofrecían vivir en un refugio y le negaban la entrada a su perrita, él prefería dar media vuelta antes de abandonarla. Su deseo de estar para siempre con la peludita llegó a oídos de una organización animalista llamada Condeixa Pa’tudos ubicada en Coimbra, otra ciudad de Portugal.

Luis fue recibido con su perrita en la organización a cambio de trabajar cuidando otros animalitos y aunque ambos estaban muy felices, un grave problema de salud del hombre hizo que tuvieran que partir de allí. Nuevamente quedaron desamparados, pero estaba vez el inclemente clima jugó en su contra y él tuvo que quedarse en un refugio para personas y Kika fue llevada a uno para peluditos llamado Cão ou sem Casa, pues podrían enfermarse al quedar a la intemperie.

La separación se produjo para la víspera de navidad, por lo que pasar estas fechas sin un ser querido causó un gran dolor en Luis, quien se lamentó al estar lejos de su perrita y fue por ella sin importar las complicaciones. Nuevamente volvieron a estar juntos, pero sin un lugar para resguardarse del frio, acción que terminó por causar en el hombre una fuerte Neumonía.

Nelson Garrido / Público

Una difícil decisión que tomar.

Luis ama tanto a Kika que prefiere perder su vida a causa de la enfermedad, antes de abandonarla, aunque varias personas le han planteado darla en adopción a una familia que pueda darle todo, no obstante, nadie sabe lo que pasa por su cabeza o qué decisión tome cuando los de servicios sociales quieran ayudarlo, pero lo que si ha dejado muy claro es que quiere permanecer al lado de su perrita.

Voy con Kika a donde sea que tenga que ir, siempre que pueda quedarme con ella. No es dinero lo que está en juego aquí, es estar con ella – Aseguró Luis Pereira, al medio de comunicación.

Este desesperado hombre pide que lo ayuden con trabajo o indicándole un refugio donde pueda permanecer con Kika, también asegura que viajará a cualquier lugar de ser necesario con tal de no separarse de su peludita hija.

Esperamos que Luis pronto se recupere de salud y que con ayuda de las organizaciones animalistas encuentre la solución a sus problemas de vivienda para que pueda estar feliz y tranquilo en compañía de Kika.