Este rudo hombre se burlaba de los perros pequeños hasta el día que conoció uno

Su ternura es infalible y conquista hasta a los más rudos 😉

Todos alguna vez hemos pasado por situaciones que nos han hecho sentir derrumbados, situaciones que creemos que son más fuertes que nosotros mismos, tanto, que nos entregamos a ellas en señal de derrota, esperando que acaben pronto con nosotros y así se marchen, pensando que el único descanso es que acaben con nosotros.

Pero como dice la frase «Después de la tormenta, siempre llega la calma», luego de pasar por el que creemos el peor momento de nuestras vidas, llega algo que nos saca otra vez a la superficie de esa tormenta que nos estaba ahogando.

De lo que nunca podremos estar seguros, es de qué será ese «algo» que viene en busca de nosotros, incluso, llegan tan de repente, que no logramos si quiera identificarlos.

Muchas de esas veces en las que logramos volver a encontrar la luz, se debe a detalles muy pequeños que nos hacen entender que la vida aún no está perdida y que sí, ya sabemos que fallamos en uno de los propósitos o intentos que creíamos conformaban el camino de nuestra vida, pero hay otros miles más que están esperando que los alcancemos.

A veces, son tan pequeños los motores que logran impulsar nuestra vida, que puede ser incluso una mini almita peluda que llega a acompañarnos, a darnos un  poco de esperanza y fortaleza,  llegan a nuestra vida a amarnos, a hacernos sentir mejor y demostrarnos que la vida la puedes disfrutar sólo con un poco de nobleza, voluntad y amor en el corazón.

Todos somos inseguros de corazón.

Este es el caso de un hombre llamado Bobby Humphreys, el cual es un musculoso que creía que el mundo era la competencia, el ejercicio extremo y el aparentar siempre poder y rudeza.

Todos los chicos tienen egos y es una gran competencia por todo, ¿Quién puede tener la chica más bonita? ¿Quién puede tener la casa más grande? ¿Quién puede tener el mejor coche? ¿Quién puede tener el perro más rudo? Todos somos inseguros de corazón. – Contó Bobby a The Dodo.

Pero todo eso se desvaneció en el año 2016 cuando su mundo perfecto se vino abajo. Tuvo una fractura en uno de los brazos debido al ejercicio excesivo y cuando se estaba preparando para la operación, su esposa lo dejó.

El hombre en Boonsboro, Maryland, entró en una terrible depresión que lo llevo a sentir que su vida ya no tenía ningún sentido, su mujer lo había dejado por otro hombre, después de 17 años de casados, lo que generó una destrucción de la percepción y el ego que habitaban en él. Él se sentía lo mejor del mundo, pero a partir de ese momento ya no era nada.

Perdí la fe en la humanidad. Me puse débil. Soy una persona muy sensible y ella era mi mundo. – Comentó Bobby en una publicación en su Facebook.

A partir del duro momento que estaba atravesando, se dio cuenta que su apariencia física no le dejó nada, pues no sólo para su mujer no fue suficiente, sino también la mayoría de las personas que él considera sus amigos lo dejaron completamente solo en ese duro momento que estaba viviendo, todos huyeron de su lado, excepto su amiga Constance Rogers, la cual no lo abandonó ni un instante, pues a diario intentaba hacer que recobrará su fuerza, pero no muscular, sino mental y emocional.

Mi amiga, Connie, me había mostrado lo que realmente significaba la amistad. No importaba lo que necesitaba, ella estaba ahí para mí. No hace falta decir, siento que le debo un montón a ella. – Expresó Bobby en una publicación en su Facebook.

Su amistad era tan fuerte y tenían tanta confianza que incluso ambos tenían las llaves de la casa del otro. Lo que le permitía sobretodo a Constance visitar a su amigo así él no quisiera, ella no estaba dispuesta a abandonarlo, incluso si su amigo le pidiera que lo dejara terminar de hundirse y que no hiciera más esfuerzos por él.

Bobby parecía ser el único que necesitaba de esa amistad, sin embargo, un día Constance se vio en un apuro y tuvo que acudir a su mejor amigo.

La mujer se iba a mudar a otra casa pero lamentablemente no podía llevar consigo a su perrita Lady, pues en la nueva casa no permitían mascotas, por lo que ella le pidió a su amigo Bobby que cuidará de su perrita Chahuahua por un tiempo indeterminado, ella no le estaba pidiendo que la adoptara, sólo que cuidara de ella, mientras la mujer conseguía un lugar donde podría vivir su perrita también.

Al principio el hombre se negó, pues para su manera de ser y de ver el mundo, los únicos perros que eran merecedores de respeto eran los perros fuertes y considerados de raza poderosa, para él, los Chihuahuas eran patéticos y no estaba dispuesto a cuidar de ella.

Sin embargo, a los pocos minutos recordó todo lo que su amiga había estado haciendo por él, así que no tuvo más remedio que aceptar, aún muy molesto por tener que pasear por la calle con un perrito chiquito y débil, dejó su orgullo y ego y le abrió las puertas de su casa a la perrita Chihuahua.

Amor y respeto profundo por los Chihuahuas.

La tarde en que Constance dejó a Lady donde Bobby, este se encontraba todavía un poco molesto por lo que tenía que hacer, además de un poco prevenido, pues su amiga le había dicho que la perrita era bastante creída y antipática con las personas, por lo que no le recomendaba acercarse demasiado a ella.

Y así fue, los primeros días el hombre ni la determinaba, a penas la miraba para darle comida y llevarla a dar un paseo, pero del resto, procuraba olvidarse de su existencia.

Hasta un día en el que todo cambio. Bobby regresaba de una larga jornada laboral, por lo que decidió acostarse en su sofá y ver algo de televisión, al principio estaba concentrado en las noticias que estaban transmitiendo, pero pronto su mirada se vio desviada del televisor cuando una cabecita pequeña, peluda y de grandes ojos lo miraban detenidamente, se trataba de Lady.

Él al comienzo intentó continuar ignorando a la pequeña peluda, sin embargo, pasados 15 minutos, el hombre no resistió más, agarró a la peludita del suelo y la recostó entre su pecho y su brazo. ¡Lady había ganado, le había suavizado el corazón a aquel hombre!

Ambos se quedaron dormidos abrazados, cuando Bobby despertó se había dado cuenta que estaba profundamente enamorado de la perrita, pues la consideraba el ser más adorable del planeta. Su corazón estaba repleto de ternura por ella.

Lady me estaba enseñando lentamente que tenía un propósito más grande. Ella me mostró un amor que nunca había tenido antes. No puedo creer cómo este pequeño bebé de 7 libras me robó el corazón. – Escribió Bobby en su página de Facebook.

Lady se convirtió en su nueva inspiración y motor de vida.

Pasados cuatro meses de una bonita amistad, Bobby podía sentir como la perrita cobraba más y más importancia en su vida.

Lo único que me mantenía en marcha era Lady. Me acostaba todo el día en la cama, jugábamos, nos acercábamos tanto. Me enamoré de esta perrita. – Contó Bobby en su Facebook.


Sin embargo, Boddy era consciente de que Lady no era de él, que en algún momento, cuando su amiga pudiera organizarse, la alejarían de su lado. Así que él no tenía más remedio que aprovechar el tiempo que le quedara con la peludita.

Al mismo tiempo que disfrutaba de la presencia de Lady y se preparaba para cuando llegara el momento de despedirse de ella, se le ocurrió la excelente idea de adoptar otra perrita de la misma raza. El fin era ir acostumbrado a la nueva perrita a su casa, mientras Lady todavía estaba y se podían hacer amigas, también quería sentir que para cuando se fuera Lady, no quedará tan solo, pues ahí iba a estar su nueva hijita.

Kira fue adoptada por Boddy a las pocas horas de haber tomado la decisión y se sentía muy feliz, pues no sólo veía que era una cachorra preciosa y sintió que ella fortalecía más su amor por los Chihuahua, sino también porque Kira y Lady, se hicieron amigas rápidamente.

Facebook/Big Guy,Littles WorldSanctuary


A la semana, la familia de Chihuahuas se hizo más grande, Boddy se enteró del caso de dos hermanitas que estaban muy mal cuidadas en un criadero, casi no les daban comida por lo que estaban muy débiles, además eran muy pequeñas, por lo que se temía que pronto podían fallecer sino recibían los cuidados adecuados.

Boddy corrió de inmediato a su rescate y las hizo parte de su familia, las llamó Harley y Quinn.

Facebook/Big Guy,Littles WorldSanctuary

Rescate Chihuahua.

Después de convivir varios meses con sus cuatro hijas peludas, se dio cuenta que debía hacer algo más, él había ya conocido los sitios de donde provenían estos animalitos y sabía que el trato hacia ellos no era el mejor, por lo que decidió fundar Big Guy, Littles Word Sanctuary, un refugio para los perritos Chihuahua en situaciones tristes, él los acogería en su hogar, los recuperaría y los daría en adopción.

Empecé a ver un patrón. Muchos de estos pequeños bebés hermosos están siendo abusados ​​o aprovechados, simplemente no pude sentarme y ver cómo seguía pasando. – Comentó Bobby a The Dodo.

Soy un tipo grande, pero técnicamente estoy viviendo en este pequeño mundo, porque no importa si hay 37 perros como los hay ahora, o si hay dos, toda mi vida gira en torno a ellos. Hay un corazón dentro de estos muchachos que es realmente increíble. – Expresó Bobby a The Dodo.

A continuación te presentamos un vídeo donde puedes observar el profundo amor que siente Bobby por sus bebés y cómo para ellos también él es su mundo.

Gracias a la labor de Boddy se han visto muchos animalitos beneficiados, pues realmente la situación en los criaderos es grave, el hombre ha encontrado animalitos a los que ha sido muy complicado recuperarlos en cuanto a su salud física y emocional.

Un ejemplo es este perrito al que hubo que operarle su ojito derecho, debido a que las condiciones ambientales en las que se encontraba no eran las adecuadas, perdiendo así su ojito.

También está esta preciosa que por no haberle dado los cuidados necesarios, fue necesario retirarle una de sus patitas.


Casos como estos hay miles, pero Boddy por ahora se enfoca en ayudar a los Chihuahua que más pueda, también él afirma disfrutar mucho de su trabajo y de todo el amor y agradecimiento que estos animalitos le proporcionan.

El sentimiento de amor que me dieron estos perros, después de lo que algunos de ellos habían pasado, me hizo decir: Bueno, ahora soy responsable de ellos. Ellos confían en mí y me miran a los ojos y me dicen que me quieren mucho. – Concluyo Bobby a The Dodo.

«Cambió mi mundo y salvó mi vida.»

Ya había pasado más de un año y Constance no había podido organizarse en un mejor sitio para poder llevar a Lady, entonces Boddy tuvo una genial idea.

Con 37 perros viviendo en su casa, le quedaba muy difícil cumplir con todas las exigencias de ellos él solo, por lo que le ofreció a su amiga Constance que se fuera a vivir con él a su casa, así ella tendría un sitio grande y digno para vivir y él obtendría ayuda por parte de ella.

Constance aceptó y Boddy se sentía muy feliz, pues él detrás de ese ofrecimiento perseguía un propósito mayor, no tener que separarse de Lady.

Él le explicaba a Constance: Ella cambió mi mundo y salvó mi vida.

Fuente: BigGuy,LittlesWorldSanctuary.