Estos callejeritos ya tienen donde dormir, bondadosa mujer les construye casitas

Estos callejeritos ya tienen donde dormir, bondadosa mujer les construye casitas

No hace falta ser millonario, basta con las ganas de ayudar. Convierte tu botella de plástico en una camita para un gatito sin hogar.

El hermoso acto de humanidad para con estos mininos callejeritos que diariamente luchan por sobrevivir al hambre, la sed y las condiciones climáticas, fue realizado por Yeşim Yücel, una mujer que vive en la ciudad de Yenifoça en Turquía.

Solidarizarse con el otro es el acto mas humano que podemos hacer.

Frecuentemente tenemos la oportunidad de toparnos en nuestro camino con peluditos que no han tenido el privilegio de tener una familia o que por el contrario, la tuvieron, pero que por diferentes circunstancias o irresponsabilidad de los humanos ya no se encuentran con ellas.

Las cifras de animales callejeritos son realmente elevadas, pues según la fundación Día de los Animales Callejeros, en el mundo hay cerca de 600 millones de perritos y gatitos deambulando por las calles. Este es un número que sin lugar a dudas rompe el corazón de organizaciones y héroes animalistas que luchan porque cada peludito en el mundo tenga un hogar, pero que pierde impulso, cuando las personas se hacen los de la vista gorda cuando los ven suplicantes en las vías de su ciudad.

Por suerte no todos somos así y en este caso una heroína animalista se ha vuelto viral por salir en defensa de los peluditos de su ciudad.

Cansada y preocupada por la seguridad de estos inocentes seres, Yeşim Yücel decidió ayudarlos de la mejor manera que ella pudo y fue haciéndoles unos refugios temporales que vio en sus redes sociales, mientras consiguen un hogar definitivo. 

Camitas calientitas, comida y mucho amor.

Yeşim sabía que su labor debía iniciar cuanto antes, pues la temporada de lluvias y temperaturas bajas están asechando a quienes no tengan un abrigo adecuado. Apoyada en algunos elementos de su casa, específicamente en grandes botellas de plástico, la mujer empezó a hacer pequeñas camitas para los gatitos callejeritos de su vecindario .

Lo que Yeşim hace, es cortar el cuello de la botellas y dejarlo suficiente grande para que los gatitos puedan entran y posteriormente, lo acondiciona de un pequeño colchón y mantas para mantenerlos calientitos. Su patio se convirtió en el hogar de paso de quienes necesiten, acción que la hace una mujer muy feliz.

Corté las bocas de las damacanas y las pegué en una tabla gruesa con silicona para que el hormigón y los gatitos no tengan frío. Coloqué mantas y colchones y construí una casa de gatos en nuestro jardín. He visto esa idea en Facebook. El clima está frío. Tal vez ustedes quieran hacerlo – Escribió Yeşim Yücel, en su cuenta de Facebook.

Nadie le ayuda o apoya económicamente, no pertenece a ninguna organización animalista y mucho menos está buscando fama, Yeşim solo quiere ayudar a estos peluditos de una manera sincera y desinteresada, aunque por supuesto recibe maullidos, besos y abrazos de agradecimientos de parte de sus temporales huéspedes de cuatro patitas. 

Agradecemos y aplaudimos este hermosos acto de Yeşim para con los peluditos, esperamos que muchos lleguen a sus manos para ser ayudados y que del mismo modo consigan un hogar definitivo.

Fuente: Yeşim Yücel.

Si te gusto esta historia animalista considera apoyarnos con una suscripción de pago.

Existimos gracias ti!