fbpx

La crisis de los refugios animales en España ha llegado a un punto de quiebre

La pandemia ha llevado a los refugios de animales a un total colapso.

Hace casi dos meses España entró en aislamiento obligatorio después de ser uno de los países más afectados por el brote de Coronavirus. Aunque poco a poco ha tomado medidas para volver a la normalidad, hay una grave emergencia que ha dejado la pandemia: la poca ayuda y poca adopción en los centros de refugio, acompañada de un aumento en los perritos y gatitos que son abandonados por el momento crítico.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por FAADA (@faadaorg) el

Una cuestión de encierro.

La Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales -FAAD- es una de las más grandes organizaciones en su tipo y busca proteger la vida de los animales domésticos, salvajes y silvestres. Una de sus más grandes luchas en los últimos meses ha sido alzar la voz por esta problemática que se ha salido de control, más aún, en ciudades como Madrid donde el confinamiento ha sido llevado a las más estrictas medidas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por FAADA (@faadaorg) el

Los refugios han sido víctimas silenciosas de las políticas para frenar la enfermedad, pues al no haber flujo de personas en las calles y verse obligados a cerrar sus puertas para el público, muchos de los procesos de adopción quedaron estancados, además de que ahora no cuentan con las ayudas monetarias que reciben estos lugares para subsistir que, actualmente, han pasado a un segundo plano en las prioridades de los donantes.

Una larga lista de problemas a solucionar.

Aunque el tema es complejo y tiene muchas aristas que resultan ser un problema, la organización asegura que la entrada de nuevos animales a los refugios no solo ha tenido un incremento como respuesta al poco compromiso de los padres de algunos animales, sino también, es producto del fallecimiento u hospitalización de los encargados de su cuidado, lo que quiere decir que una parte de la población sí está comprometida con el mantenimiento de sus hijos perrunos o gatunos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por FAADA (@faadaorg) el

La denuncia extensa de la fundación también está centrada en la negligencia del gobierno para adelantar procesos de adopción que, aseguran, pueden hacerse con todas las medidas sanitarias correspondientes, descongestionando los lugares que necesitan ayuda urgente e implementado métodos como la entrega a domicilio, certificando el bienestar y la salud de los miembros del hogar que recibe al animal.

Como último punto, y no menos importante, la fundación ha aclarado que también se encuentra preocupada por el incremento masivo de venta de animales por Internet, industria que todavía lucra a bastantes personas alrededor del planeta y que en el país vasco se ha incrementado por el cierre de locales ilegales donde se comercializaban antes. Desde peces y pájaros, la venta online parece no tener ningún control y preocupa a los expertos que afirman que llegará un punto en el que algunos animales no den ganancias y sean abandonados.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por FAADA (@faadaorg) el

Esperamos que España sea un ejemplo de lo que no debemos dejar replicar como sociedad en otros territorios. El virus y el confinamiento no deben ser una excusa para dejar a un lado a los animales que más nos necesitan y para quienes la vida también continúa.

Fuente: Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales.