Lo juzgaron severamente por tener a su perro atado pero no saben que lo hace porque lo ama

Lo juzgaron severamente por tener a su perro atado pero no saben que lo hace porque lo ama

Prefirió eso a tener que cerrarle sus ojitos para siempre.

Keith Simmons y sus tres perritos de raza Beagles llamados Prince, Bear e Isis son los protagonistas de esta conmovedora historia en la que prima el amor y el respeto por la vida, pero sobre todo la frase de ¨No se abandona a la familia cuando más te necesita¨.

Comprensión, amor y respeto que solo te dan en casa.

Ser el papá humano de tres traviesos, juguetones y amorosos perritos no es tarea fácil, sin embargo, Keith se ha empeñado en que a sus hijos peluditos no les falte nada y siempre tengan un motivo para mover alegremente sus colitas.

Día a día antes de ir a buscar el sustento para esta familia, Keith se asegura de dejar a sus tres perritos el alimento, agua y juguetes necesarios, no obstante, cada mañana tiene que hacer algo que le parte el corazón… dejar atado al mayor de sus peluditos, Prince.

Resulta que a diario está acción es completamente necesaria e inamovible, pues Prince fue catalogado por un juez como un perrito ¨potencialmente peligroso¨, luego de que en un intento por proteger su territorio mordiera a tres personas que corrieron demasiado cerca a su propiedad.

Aquel triste acontecimiento dio pie para que Prince fuera sentenciado a ser dormido para siempre, una decisión que su padre no aceptó y peleó para que fuera revocada.

Después de asesorarse, su papá humano pidió otra oportunidad para su perrito, abogando que era la primera vez que sucedía algo así y que dado el caso, a futuro él respondería por los daños ocasionados e incluso de ser necesario lo mantendría alejado de cualquier otro ser vivo, solo para que pudiera vivir.

Una mala interpretación de lo que sucede.

Así fue como Prince tuvo la oportunidad de vivir una nueva vida, aunque esta vez con una cadena al cuello como si hubiera cometido un gravísimo error. Keith sabe que es una lamentable condición, pero prefiere tenerlo en casa atado a no estar con él, pues lo ama y es parte fundamental de la familia.

Tristemente este acto de obediencia trajo problemas para el hombre, pues sus vecinos, con buena intención, pero desinformados, al ver al perrito atado denunciaron públicamente esta situación.

Wamiz

Una vez viralizadas las imágenes, el Control de animales del Condado de Beaufort llegó hasta la casa de Keith, pero antes de judicializarlo le pidieron algún tipo de explicación. El hombre contó la historia de su perrito y el porqué de su acción y rápidamente aclaró que esto lo hace por la ¨seguridad¨ de sus otros dos perritos y de quienes pasen cerca de su casa, cuando él no se encuentre acompañándolos.

También aclaró que el perrito no tenía una mejor casita, porque él no contaba con el dinero para comprar una más grande y cómoda, aunque si había estado ahorrando para ese propósito, aún no había completado un monto suficiente para hacer la compra.

Una segunda oportunidad que vale oro.

La otra cara de la historia de Keith, Prince, Bear e Isis también trascendió fronteras, muchos valoraron su valentía de conservarlo unos años más, pero sin lugar a dudas el momento más feliz para esta peludita familia, fue cuando cientos de internautas conmovidos por la historia decidieron donar una casita más amplia y linda para el perrito.

Wamiz

Este era un inconveniente para el aburrido Prince, pues mientras sus hermanos corrían y jugaban de un lado para el otro, él tenía que quedarse en su incomoda camita a esperar el regreso de su padre, el único hombre que confía en su gran corazón.

Aunque el perrito aún sigue atado, ahora tiene un lugar más amplio y calientito para acurrucarse. Cabe resaltar que en zoocloud no toleramos el maltrato a los animales, aunque también entendemos la necesidad y justificación que tienen algunas situaciones que relacionan a los animalitos.

Deseamos mucha suerte a esta familia y que muy pronto Prince demuestre que solo fue un error, pero que gracias al amor y comprensión de su padre esta reivindicado y listo para regresar a la sociedad.