Los machos orangutanes nunca cuidan de sus crías, pero este papá no abandonará a su bebé

Los machos orangutanes nunca cuidan de sus crías, pero este papá no abandonará a su bebé

La madre de la bebé murió, pero su padre la está cuidando a la perfección.

Hesty de 10 años y Cerah de dos, son dos orangutanes que tuvieron el privilegio de pasar sus primeros años de vida junto a su madre Nias, no obstante, a mediados de diciembre la hembra enfermó y falleció en el Zoológico de Denver por causas desconocidas, dejando a sus hijos prácticamente desprotegidos, pues en su especie los machos no hacen parte del proceso de crecimiento de sus retoños.

Un ángel cuida desde el cielo a quien amó hasta sus últimos días.

Que estos dos pequeños se perdieran la oportunidad de disfrutar de la compañía de su madre durante varios años fue un gran dolor, pero lo que más preocupó a los trabajadores, fue que Cerah, quien tan solo es una bebé, necesitaría de quien aprender muchas cosas básicas para su futuro.

Zoológico de Denver

Entre la preocupación natural de los hechos y el cuidado de las dos hermanas, alguien totalmente inesperado llegó al rescate y se trataba, ni mas ni menos, que de su progenitor Berani. Pese a que Carlie McGuire, la coordinadora de relaciones públicas del zoológico de Denver, asegura que los orangutanes no tienen una relación de crianza con sus hijos, este parece ser la excepción de la especie, pues el fuerte y galante padre se interesó en la pequeña criatura y decido hacerse cargo de ella.

En la naturaleza, los orangutanes macho no se involucran mucho con su descendencia. Así que ver a Berani actuar como una madre es una situación extremadamente rara – y Cerah no ha podido tener un padre mejor – Escribió el zoológico de Denver en su cuneta de Facebook.

Nadie mejor pudo llegar a su vida.

Con el pasar de los días, Berani se ha caracterizado por ser una madre y padre entregado, es totalmente dulce y gentil con la bebé e incluso no la desampara en ningún momento del día, tal y como lo hubiera hecho su progenitora.

Aunque está acción no deja de sorprender a los trabajadores del zoológico, ellos aseguran que no esperaban menos de Berani, pues siempre ha demostrado ser diferente a los demás machos de su manada, es decir, hacía cosas que otros no, como tratar con familiaridad a hijos que no eran suyos, Hesty por ejemplo.

Siempre ha sido una excepción al papel típico de un orangután macho. Mucho antes de la muerte de Nias (la madre), Berani era conocido por tratar a Hesty, la primera hija de Nias, como a su propia descendencia. Hesty no es la hija biológica de Berani, pero él siempre la trató como tal. Así que no es una sorpresa para nosotros ahora que ha intervenido para cuidar a Cerah – Explicó Carlie McGuire, a BoredPanda.

Por el momento está familia de tres pasa sus días en total tranquilidad, Hetsy se encarga de jugar con su hermana menor para que desarrolle su motricidad, mientras que papá Berani las supervisa desde lejos.

Zoológico de Denver

De no haber estado en este lugar, quizás la pequeña Cerah hubiera tenido otro destino, porque cabe recordar que los orangutanes son una especie en peligro de extinción y que debido a esto deben permanecer en refugios y santuarios que cuiden de la maldad de algunos seres humanos.

Fuente: Denver Zoo.

Si te gusto esta historia animalista considera apoyarnos con una suscripción de pago.

Existimos gracias ti!