fbpx

Mujer construyó elevador casero para que sus perritos ancianos puedan movilizarse

Le rompía el corazón ver cuánto les costaba subir las escaleras, así que se puso manos a la obra.

Sonya Karimi es mamá de cuatro perritos, tres adultos mayores y uno pequeñito, a los que fue adoptando con el objetivo de darles una mejor calidad de vida de la que hayan podido tener en algún momento, además, su profesión, terapeuta ocupacional, le ha permitido ayudarles con sus dolencias que, a diario, les imposibilitan las acciones cotidianas de un peludito.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sonya Karimi (@sonyakrayz) el

Calidad de vida por encima de todo.

George de 13, Sam de 10 y Emery de 4 años hacen parte de la vida de Sonya desde hace un par de años, cuando se comprometió a cuidarlos en su proceso de adopción, sin embargo, hace tres meses otro miembro se unió a la hermosa familia: Bodhi de 10 años, quien parece tener la atención de todos desde ese momento, en especial por su problema de ligamento roto en una de sus rodillas.

Mercury Press & Media

Desde el momento en el que Sonya se dio cuenta del problema de movilidad de Bodhi y fue consciente de sus molestias al subir al segundo piso de su hogar, empezó a idear un plan para construir un salvaescaleras, artefacto utilizado en hogares geriátricos con los que ella está acostumbrada a trabajar. Su experiencia le ha hecho entender las necesidades de sus pacientes pero también de sus ancianos perritos que necesitan de todo su amor y sus cuidados.

Noté que Bodhi caminaba extraño después de que lo adoptamos y descubrí que tenía un LCA desgarrado. La cirugía iba a costar alrededor de $ 3,000 (£ 2,700) y no sabíamos si le iría bien con anestesia.  Realmente solo le molestaba cuando subía y bajaba las escaleras: trabajé con geriatría en el pasado y tengo perros geriátricos, así que pensé que tenía que haber alguna manera de facilitarles subir las escaleras. -Comentó Sonya a Daily Mail.

Un mecanismo sencillo y muy divertido.

Durante varios meses Sonya y su prometido Zach estuvieron trabajando fuertemente en instalar el mecanismo con la ayuda de los padres del hombre, ingenieros jubilados, que colaboraron con el cableado del dispositivo perfectamente escondido entre una de las paredes. Finalmente el pequeño riel empezó su funcionamiento hace un par de semanas y cautivó a sus usuarios.

Mercury Press & Media

Cualquiera de los perritos viejitos puede subir a un pequeño vagón que se cierra inmediatamente para evitar accidentes y, con un pequeño interruptor puesto en un control remoto, la caja empieza a descender hasta llegar al primer piso donde desemboca en una rampa segura.

En un principio Sonya y Zach pensaron que los perritos nunca se acostumbrarían a usar el elevador, sin embargo, después de varios sobornos con golosinas para que subieran, los cuatros peluditos, incluyendo al joven Emery, lo adoran y esperan su turno para usar el divertido mecanismo.

Nunca es demasiado.

La mujer que está feliz por el resultado que consiguió junto con su familia y el bienestar que la decisión le ha traído a sus hijos perrunos, decidió publicar un tierno video donde muestra cómo funciona el mecanismo que ha tenido miles de comentarios positivos realzando su labor de madre y terapeuta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sonya Karimi (@sonyakrayz) el

Estos cuatro peluditos se llevaron como premio de vida a la mejor mamá del mundo.

Fuentes: Sonya Karimi, Daily Mail.