fbpx

Su familia tuvo que dejarlas en un refugio, ahora estas hermanitas se niegan a separarse

Han pasado toda su vida juntas, ahora se aferran la una a la otra con más fuerza que nunca.

CC y Chewbacca son las dos cariñosas perritas, que fueron obligadas a dejar el que había sido su hogar durante años, por la llegada de un nuevo integrante a la familia. Por suerte en el refugio Animal Rescue League of Iowa, permanecen juntas y una sigue siendo la cómoda almohada de la otra.

Animal Rescue League of lowa

Unas hermanitas con mucho amor para dar.

Lo que parecía algo habitual en su anterior casa, hoy es visto en el refugio Animal Rescue League of Iowa como la prueba más linda de amor, compañía y hermandad entre estos dos seres. CC es una de las protagonistas de esta conmovedora historia, una pequeña y consentida perrita que diariamente se encarga de dar amor a sus seres queridos. Sus ojos brillantes y saltones, demuestran la ternura que guarda en su corazón, y sus cortas paticas no son impedimento para subirse encima de su hermana para tener un placido descanso, mucho menos, para correr detrás de ella y demostrarle que permanecerá a su lado hasta el final de sus días.

La hermana y otra heroína que también hace parte de esta historia, es Chewbacca. Una gigante perrita de color canela y bigotes largos, que demuestra día a día la felicidad de tener a CC en su vida. El juramento que, en su inocente alma, posiblemente le hizo a su hermana de cuidarla, amarla y abrazarla cuando la vio por primera vez, siendo una cachorrita, parece seguir totalmente vigente en sus pensamientos y corazón, pues incluso cuando la pequeña traviesa corre de lado a lado pidiendo jugar y aun más cuando se sube sobre su espalda para recibir calorcito por un ratico, la peluda perrita siempre está ahí para ella.

Sus días habían corrido con total tranquilidad, abundantes en juegos comidita y abrazos, durante mucho tiempo ellas fueron muy felices, pues tenían unos padres que las amaban profundamente. Sin embargo, un día vieron algo en los ojos de su madre que las inquietó profundamente.

«¿Mamita ya no nos amas? Te prometemos que nos vamos a portar mejor».

«Mami, ¿Por qué vas tanto al hospital, te sientes bien? De seguro dormir a nuestro lado te hará sentir mejor, con seguridad pensaban las dos perritas». Sin embargo, su madre ya no jugaba tanto con ellas, no las dejaba entrar a la habitación como de costumbre y CC y Chewbacca habían empezado a notar un sonido en el estomago de su madre, aunque no entendían de qué se trataba, buscaban la manera de hacerla feliz.

Animal Rescue League of lowa

Un día muchas personas llegaron a la casa, parecía que iba a haber una fiesta y aunque todos estaban felices, sus padres parecían no estarlo del todo, algo los inquietaba y sus familiares lo sabían. Alguien durante la celebración, pronunció por primera vez la palabra «bebé». Las cuatro orejitas de las perritas se pusieron alerta y sus corazones empezaron a latir con más fuerza, miles de posibles situaciones al lado de las criaturas llenaban sus cabezas, ellas estaban felices por la llegada del bebé pero aquel sentimiento duraría muy poco.

«Lo sentimos, pero no pueden vivir más con nosotros» – Les dijo el padre con lágrimas en los ojos.

Animal Rescue League of lowa

Lastimosamente ya no iba a haber más paseos al parque. Aunque la llegada del bebé había ilusionado las cuatro almas que habitaban en la casa, y a pesar de que las perritas estaban en perfectas condiciones de salud, el embarazo de alto riesgo preocupaba a los médicos quienes le dijeron a la pareja que debían sacar de la casa a sus dos perritas.

Lastimosamente esa familia compuesta por papá, mamá y dos perritas, llegaba a su fin. Con el dolor que invadía sus corazones, la pareja decidió llevarlas a un refugio.

Animal Rescue League of lowa

Los corazones que se habían unido años atrás para formar un hogar, acababan de separarse. Las perritas fueron dejadas en el refugio Animal Rescue League of Iowa, en Estados Unidos, el que para sus padres era el más idóneo, pues se aseguraron de que al momento de la adopción las hermanitas de cuatro patas permanecieran juntas.

«Hermanita, juntas podremos construir una nueva familia»

La experiencia de llegar a un lugar nuevo y ante la posibilidad de ser separadas, aterraba a CC y Chewbacca. Por fortuna fueron dejadas juntas pero a pesar de que los días pasaban, no lograban entender la triste situación, no obstante, saber que aún se tenían la una a la otra, les daba algo de tranquilidad.

A diario las perritas iban conociendo sus amorosos cuidadores, los que al pasar quedaban enamorados de verlas abrazadas, una escena que era el pan de cada día.

Casi cada vez que pasamos junto a su perrera, CC está sentado en Chewy o arrunchada sobre ella o abrazada – Dijo Jessica Jorgenson, vocera de Animal Rescue League of lowa, a The Dodo.

Que estuvieran en otro lugar, no impediría que estas dos hermanitas se demostraran su amor todo el tiempo. Ellas seguían actuando de forma natural, pues eso había entre ellas: amor y comprensión. En el refugio todos se estaban asegurando de que estuvieran juntas, por lo queal momento de ponerlas en adopción,fueron muy enfáticos en que su nueva familia comprendiera que una de las condiciones era que ellas debían irse a su nueva casa juntas.

Una mujer con gran corazón se fijó en estos dos bellos seres.

Eventualmente, el refugio organizaba campañas de adopción y en una de ellas CC y Chewbacca fueron vistas por Amber Wiley, una enfermera amante de los animales que estaba dispuesta a amar a las dos perritas con todo su corazón.

Fue así como esta mujer las adoptó juntas, comprendiendo su inquebrantable lazo, y se las llevó a su adorable hogar donde todos los miembros de la familia las recibieron con los brazos abiertos.

Con el transcurso de los días, los nuevos papás han descubierto, que a estas dos hermanitas no les gusta arruncharse únicamente cuando están por dormir, pues en los viajes que realizan en auto, repiten la misma operación.

Ahora las dos perritas viven felices con sus nuevos padres y con sus cinco hermanitos de cuatro patas: tres cerditos y dos perritos más. Todos poco a poco se fueron haciendo grandes amigos.

Nosotros no tenemos la capacidad, ni deseamos tenerla, de juzgar a nadie, pero consideramos que los peluditos son miembros de nuestra familia y que no hay razón válida, jamás, para dejarlos atrás, puesto que ellos no tienen a nadie más en el mundo y un abandono siempre pesará en sus nobles corazones.

Les deseamos una hermosa vida a estas dos princesas con su nueva amorosa familia, que la tristeza de los días en el refugio queden para siempre en el olvido.

Fuentes: Facebook Animal Rescue League of lowaThe Dodo