Trajeron a un gatito callejero para ponerle eutanasia, se negó, lo salvó y le consiguió casa

Trajeron a un gatito callejero para ponerle eutanasia, se negó, lo salvó y le consiguió casa

Un veterinario con vocación de solidaridad con los animales es básicamente un ángel en la Tierra, incluso, hacen milagros 👏 👏

Durante un tiempo desconocido este gatito de color amarillo y ojos verdes, trató de sobrevivir a la inclemencia de las calles, pero un día ni su suerte ni sus habilidades, lograron ayudarlo a escapar de una afectación en su salud. Quizás en una disputa con otros felinos, por un coche o una persona, él minino salió lastimado seriamente en una de sus patitas y cuando los vecinos quisieron ayudarlo parecía ser demasiado tarde.

Luchar hasta el final será la mejor alternativa.

El gatito callejerito al que decidieron llamar Nemo, fue llevado por la comunidad donde el doctor veterinario Matt Mcglasson, pero dada la gravedad de las heridas, todos llegaron a la conclusión de que lo mejor era dormirlo para siempre. El profesional de la salud defiende el derecho a la vida sobre todas las cosas, por eso aunque el minino tuviera pocas probabilidades de sobrevivir, él quiso descartar hasta la ultima opción y decidió no aplicarle la eutanasia.

Dr. Matt Mcglasson / The Dodo

A pesar de que era callejerito y estaba enfermo, Nemo siempre estaba muy activo y cariñoso, cualidades que le dieron a Matt la esperanza de ayudarlo a salir adelante superando su enfermedad. El veterinario puso todo su conocimiento y dedicación en su peludito paciente, sin embargo, su patita trasera tuvo que ser amputada para asegurar su bienestar.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Matt McGlasson (@mattmcglasson)

Tras la cirugía Nemo fue muy valiente y empezó a acostumbrarse a su nuevo estilo de vida con tres patitas, pero claramente la recuperación sería un poco lenta y Matt con el corazón en la mano no podía hacer más por él, pues ya tiene en casa unos gatitos que quizás no aportarían a la rápida mejoría del minino.

Fue entonces cuando uno de los trabajadores de la clínica decidió adoptar al felino y hacerlo el miembro especial de su familia, todos estaban felices porque tendría un excelente papá humano cuidándolo y lo mejor de todo es que él se sentía feliz siendo un gatito cuidado y amado.

[Lo está] haciendo increíble. Disfruta siendo un gato doméstico y se mueve muy bien en tres patas – Aseguró el Dr. Matt McGlasson, a The Dodo.

Lentamente Nemo se está acostumbrando a su movilidad, juegos y demás actividades diarias, pero sobre todo está agradecido por haber tenido la oportunidad de pertenecer a una familia y ser muy feliz.

Dr. Matt Mcglasson / The Dodo

No somos dueños de la vida y antes de terminar con la de alguien, debemos acabar con todas las posibilidades que permiten que ese ser nos acompañe en este mundo.

Si te gusto esta historia animalista considera apoyarnos con una suscripción de pago.

Existimos gracias ti!