Última hora, Gobierno Trump debilita la ley de protección de animales en vía de extinción

La administración Trump reversa años de avances en materia de protección de la vida salvaje en EEUU.

El gobierno del dirigente Donald Trump, expresó el pasado lunes 12 de agosto, que la Ley protectora de la diversidad y Las Especies en Peligro de Extinción, sera modificada y aplicada de una manera distinta a las que se ha acostumbrado en años pasados, lo que ocasiona debilidad para la Ley, haciendo al mismo tiempo, que se complique no sólo proteger a los animales, sino también atender los peligros que genera el cambio climático.

Flickr

Las modificaciones que planea hacer el gobierno deja completamente desamparadas a las especies en peligro de extinción, la razón principal se asocia a que los dirigentes planean que se haga una evaluación de los costos económicos que se usarían para proteger una especie, dicho proceso se debe hacer antes de incluir a una especie dentro de la protección, lo que quiere decir que si sale costoso el proceso, no se protegerá a la especie, pues no lo amerita.

Las medidas que se tomen en cuanto a la Ley parece ser que facilitan los procesos de minería, la extracción de petroleo y gas,pues dichos procesos se llevarían a cabo en el hábitat donde viven los animales amenazados de extinción.

Pixabay

Los argumentos de los congresistas son claros, ellos afirman que las transformaciones de la Ley la harán moderna y más valida, pues según dice el Secretario del Interior, David Bernhardt, La efectividad de la ley se basa en una implementación clara, consistente y eficiente. – Fueron sus palabras en un comunicado, según The New York Times.

Además, aseguran que la Ley ha generado más daños que beneficios, pues supuestamente, no sólo ha  afectado a los terratenientes, ha estorbado en los procesos de la industria y ralentizado el crecimiento económico, sino también afirman que es poco eficiente, pues tal parece que tan sólo 47 especies lograron salir de la lista de peligro, gracias a que se han recuperado, a cambio, han ingresado en la lista 1.650 especies.

Pixabay

Cómo era de esperarse, la nueva propuesta ha traído mucha controversia, por lo que grupos ambientalistas, animalistas, civiles comunes e incluso congresistas y demócratas, se han opuesto a que sean aprobadas dichas modificaciones, tanto así, que aseguran van a hacer llamar al gobierno de Trump, ante el Congreso y los tribunales. 

Este esfuerzo por destripar la protección de especies amenazadas y en peligro tiene las dos características de casi todas las acciones del gobierno de Trump: es un regalo a la industria y es ilegal. Nos veremos con la administración Trump en la corte. – Comentó Drew Caputo de la organización sin fines de lucro Earthjustice a Univision Noticias.

Maura Healey, la fiscal general de Massachusetts, también expresó su inconformidad hacia las medidas y llamo a los cambios como imprudentes, afirmando que los estados y todo aquello a lo que ella pertenece en cuanto a política, harán todo lo posible por oponerse y derribar las propuestas de Trump.

Pixabay

Los científicos, por su parte, se sientes tristes e indignados, pues ellos aseguran que animales como el halcón peregrino, la ballena jorobada, el coneflower púrpura de Tennessee y el manatí de Florida y muchos animales más, no estarían con vida hoy, si no fuera por la Ley que está vigente desde el año 1973.

También comentan que los argumentos del gobierno son completamente reprochables, pues el hecho de que no se hayan recuperado tantas especies en el último tiempo, no se debe únicamente a que la Ley no sea lo suficientemente «eficiente», sino que dichos resultados se asocian a muchos aspectos más, como lo son la destrucción de los hábitats y la explotación masiva de los recursos naturales.

Pixabay

David J. Hayes, director del Centro Estatal de Energía y Impacto Ambiental de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, es uno de los más reconocidos opositores, pues él afirma que los cambios generarían un retroceso para el trabajo de los científicos y conservacionistas, no podrían tomar en cuenta en su totalidad lo que está ocurriendo con el cambio climático, lo que generaría posteriormente, una visión nublada acerca de que es lo mejor para proteger a la vida silvestre.

Las Naciones Unidas se unen a la oposición, advierten que si se toman las decisiones sugeridas por Trump, llevaremos a un millón de especies a la extinción, pues proteger la biodiversidad es primordial para controlar los efectos de las emisiones invernaderas.

La Ley original, sin modificaciones, se basa en el concepto de que cualquier modificación de la Ley o integración de la especie a protección, debe ser considerada sin tener en cuenta los efectos económicos, pues estos no son prioridad ante el hecho de mantener el equilibrio de la naturaleza y ayudar a las especies que están a punto de desaparecer de nuestro Planeta.

Si bien el gobierno actual acepta que eliminarían dicho concepto, aseguran que se haría con fines de transparencia, pues las decisiones seguirán siendo tomadas a partir de lo que le beneficie a la ciencia y a la vida de los animales y la naturaleza. ¿Verdad o mentira? No lo sabemos…

Puede haber costos económicos para proteger especies en peligro de extinción. Si tomamos decisiones basadas en los costos económicos a corto plazo, tendremos muchas más especies extintas. – Explicó Drew Caputo, vicepresidente de litigios por tierras, vida silvestre y océanos en Earthjustice , una organización de derecho ambiental a The New York Times

Cuando los medios de comunicación le preguntan a Trump o a los representantes de este, acerca de las consecuencias a futuro no sólo para los animales, sino también para los efectos del cambio climático, ellos se resguardan bajo el concepto de que no se debe pensar especulativamente, ni que se debe tomar decisiones bajo especulaciones, pues nadie tiene la certeza total de lo que pasará en un futuro.

Pixabay

Así que no se debe tener en cuenta todos los cambios que nuestra Tierra está manifestando, no hay que dejarnos llevar por las «especulaciones» que nos genera ver como los osos polares y focas no tienen que comer y por eso se ven obligados a emigrar a las ciudad para buscar en las basuras alimento, también hay que ignorar el hecho de que no tienen hielo en sus hogares, pues este se ha ido derritiendo gracias al calentamiento global.

Para que nombrar a las grullas ferrosas y otros animales que están cambiando genéticamente  debido a los cambios de temperatura. Entre otros ejemplos, nombremos a las ballenas beluga, las cuales se ven obligadas  a sumergirse a donde nunca antes habían llegado para encontrar comida en un Ártico cada vez más caliente.

Los cambios anunciados el lunes 12 de agosto, llevan una bola de demolición a una de nuestras leyes ambientales más antiguas y efectivas, la Ley de Especies en Peligro de Extinción, como hemos visto una y otra vez, ninguna protección ambiental, sin importar cuán efectiva o popular sea, está a salvo de esta administración. – Dijo el senador Tom Udall, demócrata de Nuevo México, en un comunicado, según La Vanguardia

Pixabay

El representante Rob Bishop de Utah, el principal republicano en el Comité de Recursos Naturales de la Cámara, está de acuerdo con los cambios y asegura que durante el gobierno de Obama, la Ley de Especies en Peligro, se había convertido en un arma política en lugar de una herramienta para proteger la vida silvestre. – Según The New York Times.

Erik Milito, vicepresidente del American Petroleum Institute, grupo comercial que representa a la industria del petróleo y el gas, aplaudió las nuevas medidas y aseguró que esto ayudará a reducir las regulaciones innecesarias y el desperdicio de recursos económicos.

Wilbur Ross, secretario de Comercio, dice que esta es la mejor forma de liberar cargas políticas sin dejar de lado la protección de las especies, es decir, el gobierno se siente seguro con que estas medidas no van a perjudicar ni a los animales, ni a la bioderversidad y muchísimo menos a la reducción del calentamiento global, como ellos mismos lo aseguran, estos cambios son sólo «mejoras».

Pixabay

Fuente: TheNewYorkTimes.