Una estaci贸n de gasolina dio hogar y trabajo a un perrito y a un gatito de la calle

Una estaci贸n de gasolina dio hogar y trabajo a un perrito y a un gatito de la calle

Su trabajo es ser lindos y alegrarles el d铆a a los clientes 馃グ

Este perrito de nombre Ulises, vagaba, buscando qu茅 comer, por las aceras de una localidad de Brasil reconocida por tener una gran poblaci贸n de animales callejeros, el pobre ten铆a problemas en la piel y pasaba muchas necesidades y tristezas por no tener una familia que se interesara en su cuidado y le diera lo que todo ser vivo necesita para vivir: comida, agua potable, un techo y afecto.

Estaci贸n de gasolina Seu Antonio

As铆 transcurrieron muchos de sus a帽os, de calle en calle, de peligro en peligro, de agresi贸n en agresi贸n, de atropello en atropello, de rechazo en rechazo. Pero un d铆a, se acerc贸 a una estaci贸n de gasolina y all铆 un trabajador fue amable con 茅l. Primero le habl贸 mir谩ndolo a los ojos, algo que los animales valoran much铆simo pues con ello la persona est谩 reconociendo su capacidad de entendimiento y su condici贸n de seres vivos, luego le ofreci贸 algo de comida: “maravilloso! por fin con la pancita llena”.

Estaci贸n de gasolina Seu Antonio

Despu茅s de haber recibido tan buen trato no quiso alejarse del lugar, al fin alguien lo trataba con respeto y bondad, no, ni loco se ir铆a de all铆. Durante diez meses se qued贸 cerca a la estaci贸n y el trabajador siempre le daba su comidita, eso lo pon铆a muy feliz y hac铆a que no se alejara ni un solo momentito. Finalmente, todos empezaron a reconocerlo y a acostumbrarse a su presencia. Cuando, por alguna raz贸n muy rara, llegaban a trabajar y el perrito no estaba cerca, se preocupaban y lo iban a buscar, pues verlo recibirlos siempre con saltitos y una sonrisa hab铆a calado en sus corazones y ya no quer铆an volver a la vida laboral sin el perrito presente.

Estaci贸n de gasolina Seu Antonio

No consegu铆 un hogar, pero s铆 a una familia.

Entre todos comenzaron a cuidarlo, le llevaban comida y golosinas, aunque el perrito prefer铆a, sobre todo, la carne, jajaja as铆 son los animalitos. Lo llamaron Ulises y lo llevaron al veterinario para atender su problema de piel. 脡l san贸 bien y fue incorporado oficialmente al equipo de trabajo de la estaci贸n de gasolina, incluso, le mandaron a hacer su propio uniforme.

Estaci贸n de gasolina Seu Antonio

Ulises ahora es feliz, se siente amado y protegido, no tiene una casa propiamente dicha, pero tiene una familia y para un perrito eso equivale a una inmensa fortuna.

Un gatito se une a la familia!

Recientemente sucedi贸 algo similar con un gatito negrito, ahora ya son dos los empleados peluditos que tiene la estaci贸n y a los clientes que pasan por ella les alegran e iluminan el d铆a, porque no hay nada m谩s bello que un par de animalitos acerc谩ndose a saludar.

Estaci贸n de gasolina Seu Antonio

Les deseamos mucha suerte a estos dos hermosos trabajadores y que solo buenos vientos soplen en su horizonte.

Estaci贸n de gasolina Seu Antonio