fbpx

Águilas pasan por Colombia migrando al sur y la gente les está disparando

Autoridades colombianas advierten que es un ave en peligro.

Las águilas cuaresmeras viajan todos los años del sur al norte, pues son originarias de Canadá y Estados Unidos.

Su viaje de retorno al norte comienza cuando empieza el inverno en el sur, abarcan 13 países diferentes y recorren entre 10.000 y 15.000 kilómetros durante su travesía.

Llegan a Colombia entre marzo y abril para hacer un descanso, se localizan en en el Cañón del Combeima en Ibagué Tolima, abarcando la época del Cuaresma, lo que originó su nombre local.

Las águilas cuando se detienen en este punto de su viaje, es decir en Tolima, es cuando son atacadas por los cazadores con balas de perdigones o agroquímicos.

Pixabay

En lo que se denomina ‘Ruta Migratoria Otoñal’ estas aves van a Bolivia, Chile, Brasil y Argentina, en donde encuentran mejores condiciones climatológicas y alimento.– Expresó Pedro Álvaro Bahamón, director ejecutivo de la Fundación Río Cocora.

Las aves cuaresmeras son admiradas por su belleza y por el gran espectáculo que presentan al volar por el Cañón, muchas personas que se encuentran en el país como turistas, suelen ir a ese lugar para poder conocerlas y apreciarlas, pues su trayecto por allí, es denominado como uno de los espectáculos más representativos y bellos del país.

Pixabay

Lamentablemente durante su estadía en Ibague, son agredidas por cazadores, casi todas son liquidadas en el cielo y las que no, quedan gravemente heridas entre los cultivos, la mayoría con fracturas en sus alas y patas, o con perforación en sus intestinos.

Hemos tenido reportes de que las cazan para comerlas y que, incluso, ahora hay competencias para saber qué cazador logró matar más. – Dijo con indignación Bahamón.

Cuando las águilas se encuentran en la noche reposando en los árboles, los cazadores llegan con linternas que apuntan a las pupilas de los animalitos, las desorientan y luego le disparan a todo el grupo.

Pixabay

Por consiguiente, es de esperarse que el número de ejemplares de la especie esté descendiendo dramáticamente, tanto así que las autoridades ambientales de Ibagué, estiman que si mucho llegarán este año 150.000 a su destino. Mientras que en el 2005 se recibieron más de un millón. 

Pixabay

Fuente: ElEspectador.