Cambió su testamento para que cuando no esté, sus tierras sean hogar de su amigo elefante

Cambió su testamento para que cuando no esté, sus tierras sean hogar de su amigo elefante

Muchos lo criticaron, él simplemente entendió que el elefante es su familia, da igual que no sea un ser humano.

Los elefantes asiáticos conocidos por su nombre científico como Elephas maximus, son una de las especies con mayor decrecimiento de su población en los últimos años. Aunque eran reconocidos como animales sagrados en algunos de los territorios del continente, su masiva caza para la obtención de sus cuernos o huesos y el trabajo forzado por turismo al que son sometidos los tienen en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza actualmente.

Pixabay

Los cuidadores y animalistas calculan que en el 2020 sólo quedaban 45.000 de ellos y al menos un tercio de esta cantidad viven en cautiverio y en espacios que no son adecuados para ellos, donde no pueden ser libres de disfrutar de la naturaleza, sin embargo, la pareja de elefantes de esta historia es afortunada por encontrar a alguien que defiende su derecho a la libertad y a tener un buen lugar donde envejecer.

Compañeros de vida y de camino.

Akhtar Imam es un hombre de 50 años que se dedica al negocio de la compra y venta de tierras en una pequeña aldea en el estado de Bihar en India. A pesar de su mente ágil para los negocios, Imam tiene otra pasión en la vida: la defensa de los animales, incluidos sus grandes consentidos Rani y Moti, una pareja de elefantes a los que ha criado desde su nacimiento, luego de que la madre muriera y a quienes considera parte de su familia.

Todos los días juntos a cuatro de sus empleados que se encargan de cuidar día y noche a los dos animalitos, Imam los consiente, en algunos momentos los baña tomándose el tiempo necesario para hacerles saber que cuentan con él en cualquier circunstancia.

Youtube/KanakNews

A pesar del amor que su familia sabe que él les tiene a sus queridos paquidermos,se sorprendieron enormemente cuando se enteraron de que les dejaría parte de sus tierras en su testamento.

Imam no quiso esperar más y aún a pesar de tener todavía tiempo para tomar una decisión, la semana pasada tramitó ante un abogado el cambio en su testamento, dejando un fideicomiso de 2.5 hectáreas de tierra para sus amados Rani y Moti y bajando la cantidad de propiedades asignadas para su esposa y sus hijos.

Un agradecimiento por salvar su vida.

No quiero que mis elefantes se enfrenten al destino de los elefantes cautivos huérfanos o abandonados que mueren en las calles o en campos desiertos debido a la falta de atención adecuada. –Dijo Akhtar a AFP.

Para Akhtar, los animalitos de 15 y 20 años no solo son como sus pequeños hijos, a los que vio nacer y que ha cuidado con esmero y dedicación, también se conviertieron en sus héroes, después de que lo salvaran de un ataque armado a mitad de la noche el año pasado, cuando delincuentes entraron a su propiedad posiblemente con la intensión de realizar un hurto, el cual fue evitado por los dos elefantes quienes hicieron huir a los malechores.

Youtube/Gajuhaathimeresaathi

En ese momento su amor por ellos solo aumentó más y decidió que quería verlos bien y felices cuando el momento de partir llegara, para él la molestia de su familia es la falta de entendimiento de su estrecho vínculo con ellos y, también, un poco de codicia humana que nunca encontraría en sus protegidos.

Este amoroso hombre ya se ha ganado los elogios de distintos medios internacionales y de organizaciones que buscan proteger la vida de los elefantes, aunque también algunas cuantas peleas con su familia.

No entienden que los elefantes no son una obra maestra para mí … Mi relación con los elefantes es para toda la vida. Nos amamos. -Agregó Akhtar.

Rediff

Aquí puedes ver el video que muestra un poco de su relación con Rani y Moti.

Fuentes: Breaking Asia.

Si te gusto esta historia animalista considera apoyarnos con una suscripción de pago.

Existimos gracias ti!