fbpx

El último deseo de un hombre: despedirse de su gran amiga, la jirafa que rescató

Sólo bastó esa última mirada para decirse lo último que se tenían que decir, en vida ya se habían dicho todo…

Mario Ejis, era un trabajador del Zoológico Diergaarde Blijdorp, en Rotterdam, una ciudad de la provincia neerlandesa de Holanda. Durante sus inicios en el establecimiento, fue conocido por su amor y paciencia hacía a los animales, pero tenía una conexión especial con las Jirafas.

Una amistad con altura.

Por esa chispa de alegría que Mario tenía en los ojos cuando estaba al cuidado de las jirafas, fue asignado tiempo completo para velar por esos maravillosos gigantes mamíferos. Poco a poco, él y sus queridas jirafas, fueron convirtiéndose en grandes amigos, pero un día su cercana relación tomó un nuevo valor, un grado más de profundidad, cuando el milagro de la vida tocó a una de las hembras de la manada. Durante 15 meses, el hombre estuvo al tanto de la gestación del nuevo bebé jirafa de la manada y cuando finalmente llegó el día, todos en el zoológico estaban realmente felices por el alumbramiento, sin embargo, las condiciones del recién nacido no eran favorables.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Animals (@aniimal.planet) el

Los médicos del lugar le dieron pocos días de vida al bebé, un pequeña hembra, pero Mario no estaba dispuesto a dejar que se perdiera un ejemplar de esta especie, que se encuentra en peligro de extinción, y mucho menos que la mamá jirafa pasara por el dolor de perder a su bebé. De inmediato el hombre puso todo su conocimiento y entrega al cuidado del nuevo miembro de la manada, fueron horas y días cruciales pero finalmente la pequeña logró sobrevivir.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Jirafas (@jirafas_37) el

Los buenos momentos llegaron a su fin.

Pese a su difìcil comienzo, la jirafa fue creciendo al lado de sus padres y de los otros miembros de la manada, claro está, con un poquito de ayuda extra por parte de Mario, quien durante años estuvo al cuidado de los mamíferos. La jirafa que otrora estuvo a punto de perder la vida, se convirtió en un adulto sano y feliz. Se veía diariamente con su dedicado cuidador y mantenían una linda amistad, pero a ambos les fueron pasando los años y cuando el hombre tenía la edad de 54, se vió enfrentado a una delicada situación de salud.

A Mario le detectaron cáncer cerebral y a pesar de que estuvo realizándose quimioterapias, la enfermedad avanzó rápidamente situandolo en etapa terminal. En el momento en que el hombre se enteró de su situación de salud, pidió a sus seres queridos que lo llevaran a despedirse de sus animales favoritos, a lo que por supuesto ellos no se negaron, pues sabían de primera mano el valor que ellos tenían para Mario.

Los familiares más cercanos se contactaron con Ambulance Wish Foundation (AWF) una organización encargada de cumplir los deseos especiales de muchas personas y la cual hizo posible esta petición. Apoyada por aportes voluntarios, esta fundación hace ¨posible lo imposible¨, como dice su lema.

Con la ayuda de la fundación, dado que en su estado era muy complicado moverlo fuera de las instalaciones de salud donde era tratado, Mario fue llevado al zoológico en el que trabajó toda su vida y durante unos minutos tuvo la posibilidad de ver, por última vez, las jirafas que tanto amó y despedirse de ellas; todos los especímenes que lo recordaban se fueron acercando a él, pero una en especial tuvo un gesto inolvidable: su amiga, la bebé que él se propuso arrancar, años atrás, de las garras de la muerte y sacarla adelante, estaba a su lado y con mucha delicadeza se acercó y le dio en la mejilla un beso de despedida.

Quizás ella presintió que era la última vez que se verían, por lo que hizo que ese momento fuera muy especial.

Dicen que los animales son capaces de sentir todos nuestros sentimientos, de ahí que se nos acurruquen cuando estamos tristes o que hagan singulares movimientos cuando saben que estamos felices. Sin lugar a duda, estos seres han llegado a nuestras vidas para complementarlas y debemos amarlos, cuidarlos y respetarlos por tener un corazón tan noble y puro.

A continuación puedes ver el vídeo del emotivo momento en que Mario y su amiga jirafa se dicen: hasta siempre…

Fuente: Stichting Ambulance Wens Nederland, El comercio