fbpx

Dos meses después y a 60 kilómetros de casa, encontraron sin querer a su perro perdido

Ya no creían que fuera posible encontrarlo.

Las familias que tenemos animales como parte de nuestro hogar, siempre vivimos con el temor de que algo malo les pase, pues ellos son los más vulnerables de la casa, todo el tiempo estamos trabajando en protegerlos y evitarles peligros, no obstante, hay situaciones que se nos sale de las manos, como por ejemplo, cuando se salen a la calle  en un descuido y se pierden.

Estas situaciones son desesperantes, pues por más de que queramos encontrarlos y llevarlos de vuelta a casa, no podemos hacer nada más que tener esperanza de que los vamos a encontrar, pues por más de que se pongan letreros de se busca en las calles y se los salga a buscar por el vecindario gritando su nombre, no es suficiente, las ciudades son muy grandes y la gente muy mala, por lo que cualquier cosa les puede pasar.

Esta angustia inefable fue la que vivió Sertac Araçc y su familia en Turquía, pues un día cuando se encontraban de regreso en casa, notaron que su perrito Leo no estaba, no saben que pasó, si alguien se lo robo o si él logró salirse de la casa, de igual forma, el motivo de la ausencia del perrito era lo de menos en ese momento, todos sentían la obligación de hacer todo lo posible para encontrarlo.

Sertac Arac

Por más de que la familia busco durante horas, días y posteriormente meses a su perrito, este nunca apareció, lo peor de todo es que no tenían ni una sola señal de él, nadie lo había visto, ningún refugio para animales lo había acogido, nada, absolutamente nada, parecía que Leo había desaparecido de la Tierra.

La familia aunque estaba muy angustiada, desesperada y triste, se mantuvo con la esperanza de que aunque eran pocas las posibilidades de reencontrarse con su hijo peludo, lo encontrarían, pues guardaban en su corazón el sentimiento de que algún día lo iban a poder volver a abrazar.

La esperanza que mantuvieron no fue en vano.

Después de dos mese de perdido Leo, el hijo de Sertac, de nombre Arac,  se encontraba a 60 kilómetros de casa en un evento de trabajo, todo iba de maravilla para él, se encontraba disfrutando de su jornada laboral, por lo que decidió que era buen momento para acercarse a una cafetería y beber un caliente y delicioso café.

Cuando llegó a la tienda, notó que un pobre perrito callejero con hambre y muy sucio, se encontraba a las afueras de la cafetería, era claro que estaba esperando que una buena persona le compartiera un poco de comida, Arac, sin duda alguna, fue esa persona solidaria, se acercó para brindarle alimento, no obstante,  se sorprendió cuando se dio cuenta que aquel perrito era igual que Leo.

Él bastante escéptico pero al mismo tiempo emocionado, le mando una foto del perrito a sus padres, pues esperaba que estos le dijeran que si, que era Leo, que lo habían encontrado y que la angustia al fin había culminado.

Sertac Arac

No obstante, los papás de Arac no quisieron ilusionarse en vano, el perrito de la foto si se parecía mucho a Leo, pero no querían pensar que habían encontrado a su perro y que cuando se encontrarán con el callejerito, sus ilusiones se fueran al piso cuando se dieran cuenta que no era Leo, por lo que muy racionales, decidieron que lo mejor era ir al lugar y allí confirmar lo que estaba pasando.

Cuando llegaron a la calle de la cafetería, las dudas no tuvieron cabida, el aparente callejero, saltó de la alegría en cuanto vio a su familia, estaba feliz, pues al fin su familia lo había encontrado.

Mira a continuación un vídeo del emotivo momento, momento en el que Leo  y su familia, al fin se reencuentran.

Después de muchos abrazos, besos, saltitos, llantos de felicidad y lamidas por parte del perrito, la familia regresó a su casa muy feliz de sentirse de nuevo completa.

Sertac Arac

Leo estaba de nuevo en casa, la familia no podía estar más contenta y maravillada, ellos no quieren relacionar lo que pasó con el destino, tampoco con los milagros, sólo quieren agradecerle a la vida por permitirles reencontrarse con su hjijito peludo. Ahora sólo les queda disfrutar de la dicha que es sentir que la familia está completa y sobretodo, sana y feliz.

Estamos muy contentos de que Leo esté en casa. Busqué cuidadosamente en todos los lugares que visite con la esperanza de encontrarlo, Al igual mi padre y mi madre buscaron todo el tiempo que pudieron porque lo ven como su hijo y lo aman. – Concluyó Arac a The Dodo.

Sertac Arac

Fuente: The Dodo.