fbpx

El nuevo Fénix, el Rascón de Cuvier ha regresado de su extinción

Se supone que el Rascón de Cuvier está extinto hace 136 mil años.

Científicos de la Universidad de Portsmouth y del Museo de Historia Natural del Reino Unido, hicieron un estudio acerca de un ave que se había extinto hace 136.000 años, sin embargo, los investigadores descubrieron un nuevo grupo de esta misma ave que ha logrado evolucionar de la misma manera que lo hizo anteriormente el animal que atrás se había extinto. Lo que quiere decir que hubo una recuperación de la especie, debido a que ambas aves pertenecen a la misma especie, aunque son animales distintos.

Wikipedia

Los científicos plasmaron su estudio en el Zoological Journal of the Linnean Society, donde afirman que el fenómeno presentando corresponde a lo que se conoce como «evolución iterativa», lo que quiere decir que existió el mismo proceso evolutivo en dos ejemplares distintos de la misma especie, pero en tiempos diferentes con condiciones similares.

Se logra identificar que es el mismo tipo de evolución a partir de que ambos ejemplares presentaron los mismos cambios físicos en sus estructuras para poder evolucionar.

Esto fue precisamente lo que le ocurrió al ave Rascón de Cuvier, en la que su proceso evolutivo fue determinado como el más característico y exacto de la evolución iterativa.

¿Cómo se extinguió el ave?

Hace millones de años el ave migró de su zona nativa en Madagascar y se dirigió hacia el atolón de Aldabra, un arrecife ubicado en las Islas Seychelles en África.

Los motivos de su migración no están del todo claros pero se sospecha que están relacionados con la sobrepoblación de animales depredadores y/o la falta de comida.

El arrecife se convirtió en el lugar más cómodo que las Rascón podían conseguir, por lo que decidieron instalarse allí y no tuvieron necesidad de volver a usar sus alas para dirigirse hacia un nuevo sitio.

Debido a la poca utilización que le dieron a sus alas, estás perdieron su funcionalidad, haciendo que los huesos se vieran obligados a evolucionar para perder el movimiento de las alas y la habilidad que permite su vuelo.

Para lamentación de las aves, su nuevo hábitat se vio en peligro cuando una inundación causada por el mar, arrasó con toda la isla, hundiendo al fondo del océano a todos los ejemplares de esta especie, causándoles así la exención.

Pixabay

¿Como vuelve a surgir esta especie?

Después de varios milenios,  aproximadamente 36, más o menos en la edad del hielo, los niveles del mar nuevamente bajaron y el atalón se vio en la posibilidad de volver a subir y regenerar su hábitat natural. Fue entones cuando nuevamente otro linaje de estas aves aprovecharon para migrar a las mismas Islas.

Wikipedia

Allí estás aves, al igual que las anteriores de hace muchísimos años, se sintieron a gusto y no volvieron a volar, lo que ocasionó que nuevamente los huesos de estos animalitos evolucionaran con el fin de dejarlos funcionales únicamente para caminar y no para volar.

La diferencia está en que los huesos evolucionados, fueron la primera vez los de las alas y en la segunda vez fueron los de los tobillos.

La similitud estuvo en que ambos grupos de aves habitaron la misma zona y perdieron su capacidad de volar.

Flickr

David Martill, uno de los investigadores que dio vida a este descubrimiento, resume y concluye con la siguiente frase.

Una especie de Madagascar dio origen a dos animales distintos de la misma especie que no podían volar, por distintas modificaciones evolutivas en Aldabra, con una diferencia de miles de años entre ellas. – Dijó David a El comercio.

Y concluyo:

No tenemos conocimiento de ningún otro ejemplo en aves en general que demuestren este fenómeno de manera tan evidente. Sólo aquí en Aldabra, que es el registro paleontológico más antiguo que tenemos en las islas oceánicas, es evidencia fósil que nos demuestra los efectos de los eventos en el cambio en el nivel del mar y la extinción y recolonización. – Finalizó a El Comercio.

Fuente: ZoologicalJournal.