fbpx

El Timón y Pumba de la vida real también se salvaron el uno al otro

Estos amigos inseparables nos recuerdan a Timón y Pumba del Rey León.

Un jabalí bebé, estaba pasando por una situación que ningún ser vivo y mucho menos un bebé, sin importar la especie, debería pasar. El pequeño estaba completamente solo en el mundo y no porque él lo haya decidido así, sino porque vivió una injusticia que lo alejó de su mamá, de su única protección y de todo lo que él conocía en el mundo.

A la mamá del pequeño unos cazadores le pegaron un tiro, haciendo que perdiera la vida en unos pocos segundos, como era de esperarse, este hecho fue traumático para el pequeño jabalí y para su hermana, la cual también tenía unas pocas semanas de vida.

Ellos al verse completamente solos y desprotegidos, con miedo y mucha ansiedad de encontrar algo que los hiciera sentirse más en paz, pues había comenzado una fuerte tormenta, comenzaron a buscar un refugio seguro y calientito, recorrieron kilómetros entre los árboles, maleza y arbustos de África, sin embargo, su falta de experiencia no les permitió encontrar lo que buscan, a cambio de eso, cayeron en un profundo y picado río.

En el río duraron algunos minutos moviendo con gran angustia sus patitas, lo hacían con el fin de mantenerse sobre la superficie y no hundirse, también, entre miradas, se decían que debían persistir, pues tenían que luchar con todas sus fuerzas para en algún momento llenarse de valor y tratar de volver a la orilla.

No obstante, el padecimiento no duro mucho para estos pequeños, después de unos cuantos minutos, llegaron al rescate unos voluntario del refugio Free to be Wild, los cuales se encontraban cerca del lugar y quisieron ayudarlos después de darse cuenta de la situación en la que estaban.

El jabalí encontró refugio y calidez en dos amiguitos peluditos como él.

Después de que los voluntarios entraran al agua y rescatarán a los dos bebés jabalí, los llevaron a su centro de rehabilitación silvestre, ubicado en Zimbabwe, para darles la atención que requerían, sin embargo, la hembra estaba muy agotada y había sufrido mucho frío, tenía una avanzada pulmonía, por lo que antes de que llegará el veterinario que la revisaría, falleció, otro hecho quebrantable para el almita y corazón del jabalí macho.

No obstante, no todo estaba perdido, aunque el jabalí que recibió el nombre de Bangwe, creía que para él ya no había esperanza y que sobrevivir sin amor iba a ser muy difícil, un par de amiguitos de especie babuinos lo estaban esperando para llenarlo de amor.

Los babuinos llevaban en el santuario un año y aunque no eran de la misma especie, parecía ser que este par estaban a la espera del jabalí, no sólo para convertirlo en su mejor amigo, sino también en un trasporte cómodo, disponible y permanente.

MailOnline

En cuanto el par de sinvergüenzas vieron que Bangwe era nuevo en el lugar y que estaba solito, se acercaron a él para consolarlo y proponerle que fueran todos amigos.

Y aunque el bebé no estaba del todo convencido ni tampoco contaba con mucho ánimo, accedió a la compañía de estos dos amables y alegres babuinos.

MailOnline

Al paso de los días Bangwe comenzó a sentirse un poco mejor, aunque la tristeza y el recuerdo de su mamá y hermanita seguían presentes, el jabalí se sentía acompañado, acogido y amado por sus nuevos amigos, lo que lo hacía sentir mejor y con más ganas de vivir y seguir adelante.

MailOnline

Así fue como en pocos días este trío perfecto se convirtió en una amistad tan bonita y provechosa para los tres, que todos los voluntarios del centro comenzaron a verlos y llamarlos como Timón y Pumba, haciendo referencia al par de amigos marginados del cuento y película El Rey León, aunque no son las mismas especies de los personajes del cuento, si son muy parecidos. sobretodo, porque su amistad es tan incondicional y leal como la de Timón y Pumba.

Es muy divertido verlos jugar juntos, es como si ninguno de los dos se diera cuenta de que son especies diferentes. – Expresó Baye Elisabeth Pigors, de 24 años, fundadora de Free to be Wild y enfermera veterinaria en formación a Mail Online.

MailOnline

Creemos que la amistad se formó porque son especies muy sociales y afectivas, y necesitaban ese contacto cercano para estar en un ambiente antinatural, se sentían atraídos el uno por el otro. – Comentó Baye a Mail Online.

MailOnline

Fuente: MailOnline.