fbpx

Encuentran ballena en Italia con 20 kilos de plástico en el estómago

20 Kilos de plástico son como 600 botellas de soda, así de sucio está el mar…

El nivel de contaminación de los océanos de nuestro planeta es altísimo y aunque mucho se habla del tema poco se hace al respecto en realidad.

Si bien las personas han venido tomando consciencia sobre el uso de bolsas plásticas, popotes y platos, vasos y empaques desechables, lo cierto es que no es suficiente y los humanos seguimos produciendo toneladas y toneladas de basura al año que van a parar directamente a los mares y ríos de todo el mundo.

Pixabay

¿No hay forma de parar la contaminación de los océanos?

Hasta el momento se han desarrollado inventos muy interesantes que podrían presentarse como una verdadera solución, pero necesitan apoyo sustancial de parte de los gobierno y las grandes compañías multinacionales.

Al respecto te puede interesar leer sobre un revolucionario plástico que inventaron dos chilenos: En Colombia se comenzarán a repartir bolsas plásticas biodegradables que se disuelven en agua.

Lo más grave de todo este asunto es que son los animalitos marinos los que están pagando el alto precio de la basura que las personas producimos y como muestra de ellos esta semana, una ballena falleció en las costas de Italia tras haber ingerido más de 20 kilogramos de plástico.

Pero antes, unos antecedentes recientes.

A finales de 2018 turistas que visitaban una playa de Indonesia se toparon con un espectacular ejemplar de ballena, pero lejos de tener el gusto de verla saltar sobre la superficie y caer armoniosamente de nuevo en el agua, la  encontraron varada y ya en estado de descomposición, había fallecido luego de haber ingerido seis kilogramos de plástico. Este tipo de ballenas no son de la región y expertos presumieron que falleció en mar abierto y las olas la llevaron su cadáver hasta la playa.

Un caso muy similar, pero ocurrido esta vez en una playa de Filipinas en febrero de este año, demostró que lo que está ocurriendo no es fortuito y que la situación empeora día tras día. El cuerpo de esta ballena fue hallado con la alarmante cantidad de 40 kilogramos de plástico alojado en su estómago.

Ahora un nuevo caso.

Esta vez el escenario en el que fue a parar el cuerpo de una hermosa hembra de Cachalote de más de ocho metros de longitud, fueron las playas de la isla de Cerdeña en Italia, más precisamente en el enclave de Porto Cervo.

Para hacer aún más triste y lamentable esta noticia, los científicos informaron que la ballena estaba embarazada, pero había abortado a su bebé de dos metros de largo, algunos kilómetros antes de quedar varada en dichas playas donde turistas y locales finalmente la hallaron.

Aunque no es posible determinar las causas del fallecimiento del cachalote hasta que salgan los resultados de unos análisis toxicológicos e histologicos que se le practicaron, es fácilmente presumible que se debió al haber tragado más de 20 kilos de plástico. En su estómago fueron halladas redes, bolsas, sedales, platos, vasos, entre muchos otros objetos del nefasto material que tarda cientos de años en descomponerse y que está poniendo en riesgo el equilibrio natural de nuestros océanos y ríos.

¿Por qué las ballenas se comen el plástico?

Lo que sucede es que el mar está, literalmente, inundado de plástico y estos animales por su gran tamaño abren sus gigantescas bocas y absorben todo lo que está enfrente de ellos, incluido el plástico, ya que en el agua se encuentra el plancton del que algunas especies se alimentan. En el proceso de obtener su comida, por accidente comen otras cosas que fácilmente desechan pues están adaptadas para ello, pero el plástico no. Este se quede atorado en sus sistemas digestivos y se va acumulando hasta que el animalito fallece, bien sea por intoxicación o por obstrucción.

Ballenaz.com

Las ballenas no son las únicas víctimas.

Otros animales como tortugas y peces también son víctimas de los productos fabricados en plástico que terminan en los océanos, ya que estos también los comen, pero adicionalmente pequeños fragmentos que están flotando en la corriente se les atascan en sus orificios o ellos mismos quedan atorados entre redes y cuerdas, padeciendo suplicios inimaginables.

Wikipedia

Los animales no pueden continuar pagando las consecuencias de nuestro descontrol e irresponsabilidad, en nuestras manos está exigirle a los gobiernos y grandes compañías que se tomen cartas en el asunto y se alivie esta tragedia que se está viviendo en los hermosísimos océanos.

Fuente: SEAMESardinia, ElEspectador.