fbpx

Esta gatita huyó de casa para asistir al velorio de la niña que le dio un hogar

La llamo Opera y le dio un hogar, hoy no se marcha al cielo sin que una gatita agradecida le diga por última vez…gracias.

Las mayoría de personas dicen que los animales no razonan, otros dicen incluso que no tienen sentimientos, pero hay muchas historias que demuestran lo contrario y esta es una de esas.

Los animalitos después de que una persona les brinda comida, amor y refugio, se convierten en los seres más amorosos y agradecidos del mundo, pasan sus días demostrándole a sus humanos cuanto los quieren y lo mucho que significan para ellos.

Para este gatito de nombre Opera, en Brasil, no hubo limites para demostrarle a sus humanas todo su amor, ni el hecho de que ellas dejaran la vida terral, detuvo a este chiquito.

Luzia Aparecida Alencar dos Santos, de 32 años, y su hija, Julia dos Santos de 3 años, tuvieron un terrible accidente de autobús debido a que este se quedo sin frenos, lamentablemente fallecieron ellas dos y ocho personas más de las treinta que se transportaban en el vehículo.

El accidente fue un suceso de trauma y tristeza para el pueblo brasileño, por lo que muchas personas se reunieron para honrar a estas personas y darles un adiós digno.

Opra no se quedó atrás, en cuanto él se dio cuenta que sus humanas, las que para él eran su familia, no habían regresado a casa, sabía que algo había pasado, también porque todas las demás personas de la casa estaban muy tristes.

El día que llegó el velorio, los familiares de Luzia y Julia se preparaban para salir de casa y dirigirse al funeral, el gatito logró percibir que ese sería el momento en que él podría despejar tantas preguntas que tenía en su cabecita con respecto a que paso con sus humanas y también poder expresar los sentimientos que estaban en su corazoncito.

Así que sin que nadie se diera cuenta, se subió al auto y se quedo escondido debajo de uno de los sillones delanteros, todo con el fin de poder asistir al lugar donde estaba su familia.  En cuanto llegaron a la funeraria, Opra salio rápidamente del auto y entro al funeral.

G1

Los familiares en cuanto lo vieron se sorprendieron mucho, pero no le impidieron entrar a la ceremonia, pues ellos entendían que Opra también hacia parte de la familia.

El gatito permaneció cerca al espacio que se había destinado para que las personas se acercarán a despedirse de Luzia y Julia, Opra se restregaba en las flores y los adornos que las personas les llevaron en símbolo de amor, el peludito estaba también en duelo y quería que sus humanas sintieran que él también estaba ahí para ellas.

Durante la ceremonia, el gatito se sentó en las sillas junto a sus familiares y se quedó muy juicioso escuchando atentamente lo que el sacerdote decía, a la hora de irse, los familiares cogieron al animalito y se lo llevaron a la casa, él parecía estar muy tranquilo y satisfecho con lo que hizo, pareció haber entendido por completo toda la situación.

Actualmente Opra vive bajo el cuidado de los familiares de Luzia y Julia, todos en el hogar aseguran que desde que ellas fallecieron, él se mostró muy inquieto y preocupado, pero que después del velorio ya está mucho más tranquilo y no se ha vuelto a escapar de su casa.

G1

Fuente: G1.