fbpx

Esta niña no quería regalos de cumpleaños, pidió que le llevaran comida para perros

Su sueño es salvar a todos los animales callejeros del mundo.

Pareciera que el amor por los animales es algo innato en los niños, por supuesto, que existen excepciones, pues lamentablemente hay niños muy malos, pero yo se lo atribuyo principalmente al ejemplo y educación que han recibido de los adultos y no a ellos mismos, sin embargo, los niños suelen tener una empatía increíble con estos maravillosos seres.

Por ello es responsabilidad de nosotros los adultos exhortarlos siempre a que fortalezcan los vínculos con los animales para que siempre los respeten y cuiden. No obstante, hay niños que parece que el amor por los animalitos lo llevan grabado en su ADN. Tal es el caso de Mily.

Ella es una pequeña de tan solo 8 años, nacida en Chile. A pesar de su corta edad es una sincera activista a favor de los animales.

Según cuenta su tía Carolina Pino, dueña de una fundación encargada de rescatar y ayudar a animales de la calle, la nena siempre se ha interesado por el bienestar de estos. Desde muy chiquita guardaba monedas para donar a la fundación y le pedía a sus familiares que adoptaran o que financiaran esterilizaciones para contribuir al control natal de la población callejera.

Pero recientemente con motivo de su cumpleaños Mily sorprendió a su tía con un inesperado y generoso regalo. Como siempre su mayor deseo ha sido ayudar a los animales, se le ocurrió que no quería que le regalaran nada a ella, sino que las personas que fueran a su fiesta le llevaran bultos de alimento para perro que donaría a la fundación de su tía y así en su día especial haría feliz a algunos perritos hambrientos. Para ella no había mejor regalo que ese.

En la siguiente imagen podrás ver el mensaje que Mily le hizo llegar a su tía Carolina para anunciarle su donación.

El esperado día de su cumpleaños llegó y afortunadamente todos sus invitados respondieron a su petición y entre todos lograron reunir 43 kilos de alimento para perros, los cuales fueron entregados a la fundación animalista.

El deseo de esta pequeña se hizo realidad y a nosotros nos dejó una muestra de generosidad y verdadero amor por los animales. Gracias Mily.