fbpx

Este camello emprende la más hermosa travesía, encontrar a la familia que lo vendió

Tal vez ellos lo vieron como un objeto que se puede vender, pero para él, ellos siempre serán su familia.

Muchas veces pensamos que la lealtad animal solo la encontramos en los que conviven con nosotros en nuestra casa. Los perritos y los gatitos son los seres a los que solemos atribuirles esa cualidad, sin embargo, nos podemos sorprender al ver que, en la gran mayoría de especies, podemos encontrar el amor y la retribución de él hacia los seres que los cuidan y los protegen. Ese es el caso de este camello en el continente asiático que rompió los límites para volver al lado de quienes amaba.

Olvidaron preguntarle su opinión.

Una pareja mayor de la región china de Mongolia Interior se encontraba en aprietos económicos por lo que, en octubre pasado, decidió vender uno de sus más preciados camellos a un granjero que vivía a más de 100 kilómetros de su hogar. El camello, en ese momento, no sabía a lo que se estaba enfrentando y su edad lo hacía una mejor opción para venderlo debido al bajón de productividad que había tenido en la familia.

Durante ocho meses, el hombre que lo había comprado convivió con él tranquilamente, sin embargo, el animal parecía triste todo el tiempo y quería regresar a su vida normal a pesar de que su dueño no lo intuyera. A finales de junio, en un arranque de amor y lealtad, el animal decidió dejar la granja y emprender un viaje largo en la búsqueda de su anterior familia.

 

Fueron 100 kilómetros en los que estuvo perdido en muchas oportunidades, cruzó carreteras y obstáculos peligrosos como vallas metálicas y se enfrentó al frío de las noches de desierto, además de la falta de alimento y agua seguros. Estando muy cerca de su antigua casa, un granjero lo encontró y se contactó con su nuevo papá para devolvérselo, lo que no sabía el hombre es que las noticias ya habían llegado hasta la aldea de sus padres originales que no podían creerlo y veían en el gesto un acto puro de amor.

Parte de la familia.

Conmovidos en lo profundo del corazón, la pareja de antiguos padres se trasladó hasta el lugar donde el camello permanecía para buscar un acuerdo con el comprador que les permitiera conservar a este animalito que ahora tenían claro que era un miembro más de su familia. El hombre aceptó sorprendido de la misma manera que ellos por las hazañas del camello que incluso lo habían dejado con heridas en su cuerpo por la distancia y los obstáculos a los que se había enfrentado.

Después de hacer un trueque y entregar otro de sus camellos para conservar al valiente animalito, ellos pudieron volver a su hogar con el que, inmediatamente, se ganó un lugar muy valioso en la familia. Así se lo demostraron sus padres al envolverlo en Hada, un pedazo de tela que contiene un simbolismo tradicional para indicar que, quien la lleva puesta, está convirtiéndose en un miembro familiar.

La pareja expresó que nunca más pensarán en venderlo y que, el gesto que tuvo con ellos, los conmovió por la cercanía y el amor que les demostró. Sin duda alguna su comportamiento, para ser un camello, nos sorprendió pero nos llena de motivos para seguir creyendo en el amor general del reino animal.

Fuentes: Bayan Nur Daily, Daily Mail.