fbpx

Este chico desarrolla avanzadas prótesis para regalarlas al perrito que las necesite

Cuando un gran corazón se junta con una mente brillante.

Alejandro Colli es un joven de 19 años que vive en una habitación que parece más un laboratorio que un dormitorio, pues su ingenio pero sobretodo su solidaridad, lo ha hecho dejar de lado sus propios gustos y comodidades, ha reemplazado mesas llenas de videojuegos por mesas llenas de materiales e impresoras en 3D, ha sacrificado muebles costosos y decoraciones innecesarias por computadores que le permitan crear diseños económicos pero funcionables, diseños que en máximo un día se convierten en prótesis que son donadas para los perritos más necesitados en todo el mundo, aquellos que han tenido accidentes y han perdido parte de sus patitas o la movilidad de sus extremidades.

Mira a continuación un vídeo donde puede apreciar el lugar donde ocurre la magia:

Lo mejor de todo es que este maravilloso joven lo hace desinteresadamente, no cobra nada por los materiales invertidos ni por el trabajo realizado y afirma que cada prótesis donada tiene garantía infinita, él dedica sus días no ha producir dinero para el mismo, dedica su tiempo ha ayudar a perritos que no cuentan con papás adoptivos que cubran sus gastos médicos o para perritos que si bien tienen papás, estos no cuentan con el dinero necesario para comprar una prótesis tradicional, las cuales normalmente son muy costosas.

El día que Alejandro levantó la bandera de la solidaridad.

Este chico argentino finalizaba su segundo año de ingeniería informática de la Universidad de Avellaneda, cuando se le ocurrió que mientras aprendía en la Universidad, también podía crear y asimismo aprender en su casa a través de su propio ingenio. Lo primero que pensó es que le encantaría tener su propia impresora 3D, no obstante, sabía que adquirir una de estas en el mercado era algo imposible para su bolsillo, así que empezó por llevar a cabo su primer proyecto ingenioso; construir su propia impresora 3D, pues lo que Alejandro no tiene, lo inventa.

¿Cómo lo hizo?

Con algunos ahorros que tenía compró los materiales necesarios para construirla en ferreterías o almacenes especializados, las piezas las compró por separado y a través de tutoriales en Internet, armó su propia impresora 3D, esos si, no es tan especializada como una tradicional, no obstante, cumple con las características necesarias para imprimir algunos objetos, aquellos que no sean muy grandes ni tampoco muy pesados.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Propaw Lab (@propawlab) el

Luego de tener su propia impresora pensó que quería hacer con ella, quería tener un proyecto, algo que lo ocupará durante los días y que le permitiera aprender e ir perfeccionando la manera en que hacía las cosas, pero sobretodo, quería hacer algo que ayudará a los demás, así que pensó en diseñar, construir y donar prótesis. No obstante, se dio cuenta que por lo menos en Argentina, ya existían personas dedicadas a hacer y donar prótesis para personas con necesidad, pero pronto cayó en cuenta que ninguna de las empresas o fundaciones se dedicaba a construirlas para ayudar a los animales, así que decidió ser el primero en hacerlo.

Con el tiempo no fueron sólo prótesis, sino también sillas de ruedas.

Después de tener su proyecto claro y de haber construido y donado algunas prótesis y ver que eran funcionables , decidió que también podía diseñar e imprimir sillas de ruedas, pues con el tiempo empezó a darse cuenta que las prótesis no eran suficientes, habían muchos perritos que necesitaban sillas para poder solucionar sus problemas de movilidad.

Posteriormente a haber decidido su siguiente proyecto, hizo una publicación en Twitter que consiguió más de 90 mil me gustas, contando su iniciativa y antes que pedir dinero, felicitaciones o algo que lo beneficiará a él, pidió que todas las personas que lo vieran lo compartieran para que así todas las personas que conocían el caso de un perrito necesitado lo vieran y pudieran contactarlo.

Gente estoy realizando Sillas de ruedas para perros con impresión 3D. Para todos los tamaños y pesos TOTALMENTE GRATIS, espero que me puedan ayudar a difundir. Sólo pido retweet para poder llegar a todos los casos posibles. – Escribió Alejandro en su cuenta de Twitter.

Crece la solicitud y con ella nace Propaw Lab.

Los excelentes y completos diseños de las ruedas y prótesis que Alejandro construía, lo llevó a tener un gran reconocimiento, con el tiempo, empezaron a llegar solicitudes no sólo de Argentina, sino de muchas partes del mundo, sobretodo de países como México, Estados Unidos, Colombia, Panamá, Venezuela y España.

Con el tiempo no sólo creció las solicitudes que le llegaban a Alejandro, sino también los gastos, pero afortunadamente también los apoyos, tanto así que una persona anonimamente le dono una impresora 3D completamente nueva, a lo que él quiso responder dándole una identidad a su emprendimiento, lo llamó Propaw Lab, quería que con esto llegarán más donaciones de todo el mundo, para que así él pudiera atender la mayor cantidad de casos posibles.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Propaw Lab (@propawlab) el

Él veía como con sus prótesis y sillas de ruedas cambiaba de forma positiva la condición de vida de los animales, y como también eso hacía feliz a los papás adoptivos de ellos que estaban sufriendo por no poder verlos caminar,  él se sentía feliz y satisfecho y lo único que quería hacer era seguir cambiando vidas.

Lo que la gente te agradece es increíble. Ver a un perro volver a caminar normal es algo impagable y ni hablar de la felicidad de los dueños. Ellos me agradecen, pero no tienen porqué hacerlo. – Asegura Alejandro al diario el Clarín.

Mira a continuación un vídeo que lo comprueba:

El chico afirma que los productos son ecológicos, las sillas utilizan filamento PLA que se hace a partir de recursos renovables al 100%, como son el maíz, la remolacha, el trigo y otros productos ricos en almidón.

Ahora es momento de crecer y soñar.

Mi gran deseo es entregar todos los carritos  y prótesis que sean posibles. Y después conseguir alguna empresa que quiera apoyar el proyecto. Quiero ampliar mis horizontes y ayudar a cuantas más personas y perros pueda. – Concluye Alejandro al diario el Clarín.

Si quieres apoyar el bonito trabajo que hace Alejandro, lo puedes contactar a través de su cuenta de Facebook Propaw, su cuenta de Twitter Ale Colli o su cuenta de Instagram Propaw Lab, también puedes hacer directamente una donación en el siguiente link.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Propaw Lab (@propawlab) el

Con información de: Propaw Lab, El Clarín.