fbpx

Este gatito grosero piensa que la tortuga es su transporte y no se quiere bajar de ella

Gatito: no seas aprovechado, metete con alguien que se pueda defender.

Los animalitos son protagonistas de cientos de divertidas historias y en esta ocasión son un gatito y una tortuga los responsables. Parece ser que este minino decidió no utilizar sus patitas para caminar, sino que por el contrario, tomó otro tipo de ¨transporte¨, un pequeño reptil que encontró a su lado.

Amigo me llevas? Prometo no molestar.

Tal y como se observa en un video compartido en las redes sociales, un gatito está sobre una tortuga que camina lentamente con rumbo desconocido. Con sus cuatro patitas el felino hace un perfecto equilibrio sobre el caparazón para no caerse, mientras el reptil parece no tener inconveniente alguno de llevarlo a cuestas.

En algunas partes de la grabación se ve como el gatito se baja del caparazón cuando la tortuga se detiene, quizás un poco impaciente de la velocidad de su lindo medio de transporte, sin embargo, una vez ella emprende de nuevo el viaje, él vuelve a subirse delicadamente para seguir con la divertida aventura.

Claramente entre el gatito y la tortuga existe una relación de confianza, pues de otra manera esta escena no hubiera sido posible.

Aunque el video es realmente divertido, esperamos que la persona que está a cargo de estos animalitos, haya estado atento a si la tortuga presenta molestias por la acción del gatito y de ser así, hubiese corregido la conducta del minino para que no se vuelva a repetir.

Amor hacia algo o alguien en especial.

Los gatitos suelen ser animales muy independientes y difíciles de describir, pues un día son muy amorosos y al otro quieren disfrutar de su soledad plenamente. Otro de sus curiosos comportamientos, se relaciona con la facilidad que tienen para obsesionarse con ciertas cosas, como lo son personas o juguetes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Itaki creaciones (@itakicreaciones) el

Para Carolina Alaguna, una etóloga (estudia el comportamiento de los animales), tener un tipo de favoritismo con muñecos por su color o textura es algo normal, sin embargo, hay que tener en cuenta cuando esto se convierte en una obsesión. En el caso de las hembras pueden llegar a ver los juguetes como sus crías, llevándolos a la guarida, acicalándolos y dándoles amor, en cuanto a los machos se convierten en animalitos posesivos y celosos.

Cuando son machos puede ocurrir que se vuelvan muy dominantes o posesivos frente a esos objetos. Incluso pueden tornarse algo agresivos si alguien amenaza con quitárselos y esto genera cambios inesperados en su comportamiento – Aseguró Carolina Alaguna, al medio RCN.

¿Cuándo o cómo saber si mi gato se obsesionó con un juguete?

Según Ana Milena Herrera, otra profesional en el campo, es cuestión de percatarse si el animal cuida más de la cuenta al juguete, pelota o artículo, evitando que alguien lo toque o sí también pierde interés en otras elementos, fijándose únicamente en su cosa favorita.

Si esta situación está ocurriendo con su mascota, lo aconsejable es quitarle el artículo que está generando la obsesión por un tiempo, ya que todos los juguetes deben generar interés, aunque claramente unos son más divertidos que otros.

Impedir que se vuelva el único muñeco, todos deben ser iguales. Hay que observar qué juguetes le generan cierto vicio. Hay que rotarlos y si no funciona quitarle un tiempo el juguete – Afirmó Ana Milena Herrera, Etóloga.

La especialista también asegura, que estas acciones muchas veces están relacionadas con con estrés o falta de juegos y ejercicio, por lo que es aconsejable mantener al animal muy activo.

El bienestar de nuestros peluditos es algo fundamental, por eso invitamos a los papás a que observen cada una de sus acciones para tener en casa un animalito muy feliz y sano en todos los sentidos.

Fuente: Impacto Nacional, RCN.