fbpx

Este hombre no dudó en perder su auto si así salvaba a su mejor amigo

Él está seguro que su perro haría lo mismo por él.

A un adorable perrito llamado Géminis y un hombre de gran corazón llamado Randy Etter, los junto la vida para convertirlos en los mejores amigos y en los compañeros más fieles e inseparables del mundo.

Géminis no conoce la vida sin Randy, han estado juntos desde los 2 meses de vida del perrito, el único mundo que conoce el animalito es el de estar siempre protegido y amado por su cariñoso papá Randy.

Géminis y Randy vivían una vida tranquila, no tenían lujos, ni muchas personas junto a ellos, pero eran felices y lo único que les importaba era permanecer juntos.

Una familia feliz.

Randy era un hombre independiente y aunque tenía novia, tenía su propio apartamento donde vivía con su amigo Géminis. Ellos solían pasar los días acompañados por la presencia del otro, no les gustaba separarse por mucho tiempo y si Randy debía ir a algún lado fuera de su casa, llevaba consigo a Géminis.

Randy, frecuentemente iba a la casa de su novia Danielle, la cual tenía una hija pequeña llamada Gaby. Randy, al llevar siempre a su lado al perrito, fue normal que entre la niña y Géminis se creará una gran amistad.

Un día Géminis y Gaby se encontraban jugando en un parque cerca de la casa de Danielle, entre juegos, risas y mucha diversión, este par de pequeños amiguitos se les ocurrió un juego, este consistía en que Gaby lanzaba su biberón con la mayor fuerza posible para que este alcanzará una distancia considerable, inmediatamente Géminis debía correr detrás del biberón, encontrarlo, agarrarlo y llevarlo rápidamente de nuevo a Gaby.

El juego fue bastante divertido para los pequeños, aunque para Randy y Danielle no lo fue, pues ellos debía lavar y secar el biberón de Gaby cada vez que Géminis lo tomaba con su boca, es decir, debieron haberlo limpiado por lo menos unas 15 veces aquel día.

El juego fue creado a partir de la inocencia de ambos, la única intención era divertirse y pasar tiempo como la familia que eran, pero lo que no pensaron fue que aquel juego traería para todo el núcleo familiar dolor y gran angustia, pues el perrito se enfermó después de aquella tarde. Géminis estuvo tan malito, que incluso llegó a estar cerca de decir adiós para siempre.

Nunca imaginaron que la vida intentaría separarlos.

Géminis había quedado muy emocionado con el juego, se había divertido de verdad, así que ya dentro de la casa, el perrito intentó seguir con el juego, pero Gaby se encontraba muy cansada y no quiso continuar.

El peludito, con el propósito de no tener que renunciar al juego, le quito el biberón a la niña mientras nadie lo estaba observando, a continuación se dispuso a jugar él solo. Claramente la dinámica del juego cambio rotundamente, así que Géminis no tuvo más remedio que acostarse en su cama, eso sí, llevando consigo al biberón.

Géminis, en medio del aburrimiento y la cantidad de energía reprimida, comenzó a morder el biberón, pronto este empezó a separarse en partes, debido a las mordeduras continuas del perrito. Él por su agradable sabor a leche, empezó a ingerirlos, ya no sólo los masticaba, sino también pasaba los pedazos de biberón derecho a su estómago.

El perrito pronto se enfermó, estaba gravemente intoxicado y muchos de sus órganos ya empezaban a verse perjudicados.

Llegó la angustia, el dolor y el desespero.

A las pocas horas Randy empezó a notar un comportamiento extraño en el perrito, se lo veía agotado, no lograba avanzar muchos pasos, vomitaba descontroladamente, tenía una temperatura elevada y comenzaba a salir de su cuerpo un desagradable olor.

Géminis hacia esfuerzo solo para seguir a Randy, se acercaba mucho a él como buscando atención.

Me sentí como si estuviera diciendo»Ayúdame».- Exclamó Randy.

Randy de inmediato tomó a su amiguito y lo llevó rápidamente al veterinario, él sabía que su diagnostico no sería bueno, pero lo que más le preocupaba era que sentía que no tenía mucho tiempo para salvar la vida de su hijo y mejor amigo.

Fueron a muchos veterinarios y ninguno supo que hacer.

Perdí mi trabajo conduciendo de veterinario a veterinario y parecía que no iba a llegar a ningún lado ni a obtener la ayuda que necesitaba a tiempo, –  dijo Randy. – Fue realmente una de las cosas más aterradoras con las que tuve que lidiar.

Finalmente, después de mucho buscar e invertir dinero en diferentes veterinarios, un médico lo diagnosticó con envenenamiento y le advirtió a Randy que Géminis necesitaba urgentemente ser operado.

El único problema era que la cirugía costaba mucho dinero y Randy no contaba con él, le estaban pidiendo 4,500 dólares por el procedimiento.

Para Randy, su mundo se desmoronó rápidamente, sentía como su corazón se rompía y como su cabeza explotaba de tanto pensar en qué hacer. Randy no tenía dinero, pero sabía que no había manera de desamparar a su amigo, él estaba comprometido a salvarle la vida.

Los problemas continuaron.

Randy comenzó a pedirle prestado dinero a todos sus amigos, familiares y conocidos, él sabía que con esfuerzo podría conseguirlo, pero no podía demorarse mucho tiempo, sabía que tenía a penas horas para obtener el dinero, si mucho unos pocos días, así que no tenía más alternativa que conseguirlo en horas, costará lo que costará.

Todos se negaban a prestarle tanto dinero a Randy, muchos de ellos no tenían realmente el dinero, otros no le veían la importancia que tenía para el hombre, así que se volvía cada vez más difícil para él conseguir los recursos que necesitaba.

Finalmente un amigo le prestó 2,000 dolares, pero eso aún no era suficiente.

Así que ya desesperando y temeroso de lo peor, decidió poner a la venta su automóvil, por un valor de 3,000.

Iba a gastar cada dólar de la venta del auto en su cirugía, – aseguró Randy. – Me sentiría devastado si perdiera a mi mejor amigo.

Él sabía que no era fácil venderlo y más en tan poco tiempo, pero no perdía la esperanza, sentía que el milagro que sería encontrar un comprador y reunir el dinero, ocurriría .

Un milagro tocó a la puerta y no era el que se pensaba.

La publicación realizada por Randy, de la venta de su automóvil, causo rápido interés y conmoción, los usuarios de Facebook se apresuraron en difundir la información y ayudar a encontrar a algún comprador.  Y aunque no faltó la persona aprovechada que quería comprar el automóvil por un valor menor al que Randy pedía, beneficiándose así de su necesidad, Randy fue inteligente y paciente, él seguía sintiendo que el dinero llegaría.

De repente, algo increíble y emocionante ocurrió, la Iniciativa SOAR (Street Outreach Animal Response), se enteró del caso y quiso de inmediato involucrarse y ayudar. Crearon una campaña de donaciones a nombre de Randy y Géminis para que las personas que se conmovieran del caso y quisieran ayudar, pudiera donar dinero por la página.

Pronto la campaña logró reunir 3,000 dolares que fueron directamente consignados a la veterinaria que estaba a cargo de Géminis.

No fue necesario vender el auto de Randy y fue mucho mejor, pues no sólo sería una lástima que este hombre hiciera ese sacrificio, sino que también sirvió para llevar rápidamente a Randy y Géminis al veterinario, pues eso fue lo que hizo el hombre, irse con afán pero con mucha emoción e ilusión, directo a la veterinaria para que el perrito fuese operado.

La cirugía y la recuperación fueron exitosas gracias al amor y la solidaridad.

Randy está profundamente agradecido con todas las personas que lo ayudaron a mantener vivo a Géminis, hizo muchas publicaciones dando las gracias por todo el apoyo y asegurando que no habría sido posible sino hubiese sido por toda la gente que quiso participar. También le agradeció a la vida por darle la oportunidad de mantener a su mejor amigo por muchos años más a su lado.

Significa el mundo para mí, – dijo Randy. – Él es mi mejor amigo. Él siempre está ahí para mí, solo quería poder devolverte el favor y estar ahí para él. – Finalizó.

Ahora Géminis se encuentra muy feliz de tener a un papá tan comprometido con su vida y que lo ama tanto, no duda en demostrarle su constante amor y agradecimiento.

Ahora es más consentido y amado que nunca.

Fuente: RandyEtter, TheDodo.