fbpx

Este perrito abrazó a su niña con todas sus fuerzas, fue la forma de decirle GRACIAS!

La especie no nos diferencia cuando el amor es lo que nos une.

No hay nada mejor que capturar momentos memorables que transmitan emociones y, aunque el origen de esta hermosa foto se desconoce, al realizar una investigación, se pudo concluir que una de las primeras personas en compartirla a través de la web fue Dayanand Kamble, un diputado indio de una de las ciudades principales del país asiático.

Su intención fue clara al publicar la imagen: desearle un buen día a todos sus seguidores en Twitter y, además, saludarlos de una gran manera.

Pixabay

Los peluditos son nuestros hermanos pequeños.

Como cualquier par de hermanos, esta pareja de pequeños se abrazan en medio de un hermoso panorama que no necesita de nada más para ser perfecto. En este acto fraterno se puede observar la cara de consentimiento del peludito que, además, parece bastante agradecido por el amor que le da la niña que también sonríe en medio del privilegio de abrazar al ser que más ama. No es un secreto para nadie que los caninos y los niños suelen llevarse muy bien y, en casos como este, ser incondicionales. 

Para la pequeña, su peludito es su mejor amigo, su cómplice perfecto y su refugio para los días malos y, a pesar de las condiciones en las que pueda vivir, él es sinónimo de muchos juegos, alegrías y, por encima de todo, del máximo esfuerzo y amor que podemos entregarle a alguien. Por esa razón, un abrazo entre ellos dos puede significar ser salvados del resto del mundo. 

Imagen del día. Encantador.

Aunque no conocemos su historia a fondo, sí podemos descifrar que, por sus miradas, se conocen perfectamente bien y saben que el otro estaría dispuesto a lo que sea por ver feliz a su hermano.

A diario, los pequeños y los perritos nos demuestran la inmensa habilidad de abrir su corazón a cada uno de los seres de su alrededor y, a pesar de que hayamos crecido y lidiemos con muchas cosas en nuestro día a día, debemos aprender a ser más como ellos: nobles y puros de corazón, tal como este abrazo.

Fuente: Dayanand Kamble.