Esto es lo que pasa cuando un gigantesco gorila se encuentra con un ser indefenso

Los términos en los que en el pasado se definió el comportamiento de los animales, estaban completamente errados, pues casi siempre se los tildó de bestias sin sentimientos o capacidad alguna de mostrar empatía con su entorno u otros animales a su alrededor, pero ellos en numerosas ocasiones, sin usar palabras, nos han demostrado cuán equivocados hemos estado todo el tiempo.

Facebook/Ape Action Africa

Bobo es un gigantesco gorila que vive en una de las reservas de primates más grandes del mundo, llamada Ape Action Africa, organización sin ánimo de lucro, cuyo único interés y finalidad es proteger a estos animales de la caza, especialmente a los enormes gorilas que habitan los bosques de Africa Central, pues su carne es muy solicitada en los mercados asiáticos y las crías son capturadas por montones para ser vendidas en el mercado negro como mascotas.

Esta situación ha llevado a la especie a estar en peligro, por ello las acciones de AAA en la preservación de los primates es tan valiosa e importante. Pero, su labor no sería posible si la organización no contara con maravillosas personas que se ofrecen para trabajar allí como voluntarios o sin su personal que cuida a estos animales día y noche.

Facebook/Ape Action Africa

Una de estas personas, la encargada de cuidar la jaula en la que vive bobo con su enorme familia, fue quién se topó con una escena que jamás olvidará.

Cuando la mujer llegó a revisar la jaula se dio cuenta que Bobo, el gorila dominante del lugar, tenía entre sus brazos a un diminuto animal, perteneciente a una especie de pequeños primates llamados galagidae. Al principió ella sintió miedo de que el gigante lo atacara, por supuesto no se lo comería porque los gorilas son herbívoros, pero si podría atacarlo si lo percibía como una amenaza.

Facebook/Ape Action Africa

Unos segundos después se dio cuenta de que lejos de tener una actitud agresiva, Bobo, estaba fascinado con su pequeño nuevo amigo. El animalito trepaba de arriba a abajo al gigante amistoso y se podía notar que él también estaba disfrutando del encuentro.

Facebook/Ape Action Africa

El gorila lo miraba con tanto cariño y lo consentía suavemente para no hacerle daño.

Mira a continuación el vídeo que los cuidadores de AAA alcanzaron a grabar mientras gorila y galagidae compartían un rato juntos.

En cierto momento dos machos que han intentado por años quitarle el liderazgo a Bobo, se acercaron con curiosidad, pero el gorila no les permitió entrar en contacto con su amiguito y los sacó corriendo, evitando que estos tal vez pudiera hacerle daño.

Gigante y pequeñín, jugaron amistosamente durante unos 20 minutos y luego Bobo, de una manera muy delicada y cuidadosa puso a su amigo en una de las ramas más altas de un árbol, tras lo cual el diminuto animalito desapareció.

Facebook/Ape Action Africa

Bobo, nos demostró que no es esa bestia terrible que en el pasado nos dibujaron las películas y los cuentos de fantasía, sino que por el contrario es un animal complejo que alberga por completo la capacidad de sentir empatía y comprender más de lo que nosotros lo hacemos, el entorno que le rodea.

Fuente: Ape Action Africa, BoredPanda.