fbpx

Fabrica bolsos con los empaques de la comida, junta dinero para alimentar callejeritos

Aunque su principal objetivo es ayudar a gatos y perros callejeros, también está haciendo una gran labor de reciclaje.

Wallace de Almeida es un emprendedor y estudiante de servicio social de Río de Janeiro, Brasil, que ha estado comprometido con diferentes causas sociales a lo largo de su carrera, sin embargo, su oportunidad de oro para demostrar su corazón inmenso llegó cuando decidió reciclar y en el proceso, ayudar a los peluditos de la calle a obtener un plato de comida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Wallace Pala Pala (@projetosustentacao) el

Un proyecto construido a prueba y error.

La labor social de Wallace empezó desde mucho antes de darle amor y protección a los animalitos. Su pasión por ayudar a la gente lo llevó a buscar diferentes maneras de ayudar mientras cursaba su carrera. Empezó sirviendo en un comedor comunitario en el que entregaba comida a las personas sin hogar de los barrios más pobres de la ciudad, sin embargo, en este proceso se encontró con otra gran comunidad que necesitaba ayuda: los perritos y gatitos que, en muchas ocasiones, era la única familia de estas personas que recibían la ayuda alimenticia.

Después de mucho pensar en la estrategia efectiva para poder dotar de medicamentos y alimento a estos pequeñitos de cuatro patas, la idea llegó a su mente: con un conocimiento básico previo de bordado, fabricaría bolsas de mercado y maletas a partir de los empaques vacíos del mismo alimento que esperaba poder recolectar con la venta de estas. Una idea magnífica con la que no solo estaba reutilizando y ayudando al medio ambiente, también pondría comida en los pequeños estómagos que tanto lo necesitaban.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Wallace Pala Pala (@projetosustentacao) el

La prueba de fuego llegó con la primera bolsa que Wallace se atrevió a confeccionar, sentado en la máquina de coser elaboró una con todo el cuidado del mundo para la cliente más especial de todas, su prometida. Después de ir al mercado y cargarla con cosas de un peso considerable, la creación del brasileño pasó el desafío. Desde ese momento supo que podía empezar a sacar adelante el proyecto.

SustentaCão, un proyecto doblemente aportante.

En julio del 2019, se oficializó el proyecto bajo el nombre de SustentaCão, su principal función es vender estas bolsas hechas a partir de los empaques de comida para perritos y gatitos y así, tener un fondo para la compra de comida y medicamentos esenciales para los animalitos que viven en las calles de los barrios Bangu y Padre Miguel en Río de Janeiro, por ahora. Después de casi un año de estar en funcionamiento, el proceso de confección lo sigue llevando a cabo Wallace con el apoyo de su hermano André de Paula, con quien, además, también se encargar de realizar las donaciones y de cuidar a los animalitos que las reciben.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Wallace Pala Pala (@projetosustentacao) el

Las ventas de estas bolsas funcionan por medio de la cuenta de Instagram de la iniciativa, una campaña que permite donar por medio de Internet en este enlace, además de Whatsapp y las distintas ferias locales en las que participan. El costo de una de las bolsas es de 15 reales, aproximadamente 3 dólares, y como si fuera poco, a quienes las compran, en caso de tener mascotas, se les entrega un collar reflectivo y un poco de comida en señal de agradecimiento.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Wallace Pala Pala (@projetosustentacao) el

Dar desde el corazón.

Wallace y su proyecto han sido apoyados por varias ONG’s de animalitos que han reconocido el valor de la importante labor y al hombre que la hizo posible.

A pesar de esto, él sigue teniendo la misma humildad que lo caracteriza desde que inició, las bolsas siguen siendo fabricadas en el patio de su casa con la ayuda de sus cercanos y lo que más importa es llevar un plato de comida a la boca de todos esos perritos y gatitos que lo necesitan.

Sin embargo, si usted no quiere comprar una de las bolsas pero quiere contribuir de alguna forma, puede donar un paquete de alimento, lleno o vacío, o hilos para la costura.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Wallace Pala Pala (@projetosustentacao) el

Definitivamente la labor de este hombre logró su sentido social y animalista y, en el camino, se encontró con la posibilidad de reutilizar y reciclar mientras la cumple. A pesar de solo cubrir dos barrios de la inmensa ciudad en la que reside, Wallace se plantea llegar a los rincones menos favorecidos de la misma.

Él junto con esa misión que parece tan sencilla ha logrado salvar la vida de los peluditos y le estamos infinitamente agradecidos.

Fuentes: Projeto Sustentacao, Brazil Care.