Clipnosis, la técnica más efectiva para calmar a los gatos

Ya sabes lo que tienes que hacer si tienes un gatito revoltoso, estresado o extremadamente activo.

En la facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, un grupo de estudiantes, dirigidos por Tony Buffington, descubrieron la manera más efectiva y nada dañina para la salud de los mininos, para desactivarlos cuando están pasando por un momento de mucha energía o cuando están estresados.

El nombre de la técnica es Clipnosis y se manifiesta con un tipo de inmovilidad por parte de los felinos, pues estos se quedan completamente quietos y aislados de los estímulos externos.

Youtube/Clipnosis.flv

El procedimiento consiste en poner unas pinzas sobre el cuello del minino para que estás presionen la piel de la zona, la respuesta de los gatos es la misma que tienen cuando son cachorros y sus mamás los cogen suavemente del cuello con su boca para tranportarlos a algún lado, a lo que ellos obedientemente responden con quedarse completamnete quieticos.

Wikipedia

El estudio fue publicado en  Journal of Feline Medicine and Surgery, en el que concluyeron que la clipnosis o inhibición del comportamiento inducida por pellizco, relaja a la mayoría de los gatos, incluso, si estos se encuentran en una situación de extremo estrés, como por ejemplo, cuando se encuentran en visitas con el veterinario.

Pixabay

¿Cómo se realizó el estudio?

La investigación se realizó en 31 gatos, de los cuales 30 reaccionaron de forma positiva ante la técnica, todo consistió en simplemente pellizcar el cuello de los mininos con unas pinzas metálicas de papelería, ellos responden escondiendo la cola debajo de su cuerpo, el cual se contrae, finalmente, se quedan calmados y pasivos.

Mira a continuación un vídeo donde se puede observar el procedimiento utilizado.

Las pruebas aseguran que las pinzas no generan ningún tipo de daño, primero porque la presión ejercida es moderada, segundo, porque dicha presión se usa sólo por unos cuantos minutos, por un lado, la piel no se muestra lastimada, por otro, la presión sanguínea, la tasa cardíaca y la temperatura corporal, revelaron que no existía una respuesta asociada al dolor o al miedo.

Los gatos generalmente parecieron estar más contenidos y menos asustados, incluso a veces ronronearon, durante los procedimientos veterinarios. – Escribieron en el estudio los autores de dicha investigación.

Los autores sugieren que la técnica se puede usar en situaciones de alto estrés, como cuando es necesario hacer algún procedimiento médico o cuando están muy activos y desobedientes.

Flickr

Fuente: ABCCiencia.