fbpx

Las personas con sobrepeso ya no podrán montar en los burritos de la Isla Santorini

Muchos burritos tenían gravemente lastimada su espalda.

Por fin una vitoria! Gracias a los dedicados animalistas que denunciaron la precaria situación de los burritos en la Isla Santorini en Grecia y al apoyo que les dieron los medios de comunicación al compartir la información así como lectores y usuarios de las redes sociales que no pararon de ejercer presión, se logró la regularización del peso que estos animlaitos deben cargar.

Dailymail

La situación se presenta porque miles de turistas visitan esta hermosa isla durante todo el año, atraídos por los increíbles paisajes y los hoteles de lujo que ofrece. Sin embargo, como la isla está construida de forma escalonada, el acceso en automóviles es imposible, por lo que se acudió a los burritos como medio de transporte.

Dailymail

Esto de base ya está mal, porque las personas no tenemos derecho a esclavizar a ningún animal del mundo, pero lamentablemente la realidad no le da la razón a este argumento y los animalitos son usados de múltiples maneras.

En la Isla Santorini los burritos son obligados a trabajar jornadas de más de 16 horas al día, se les provee poca agua y encima son forzados a llevar a sus espaldas a personas con exceso de peso. También las altas temperaturas son un factor de mortificación para estos dulces seres.

Dailymail

En algunos casos las sillas de montar causan unas profundas heridas en los lomos de los burritos y muchos se encuentran en muy mal estado.

A raíz de esto, los animalistas fijaron su mira en este problema y gracias a sus incansables gestiones esta semana se logró una pequeña victoria. Las autoridades locales determinaron que los burritos no podían ser obligados a llevar a una persona que pese más que le 20% del peso del animal, lo que más o menos equivale a 100 kilos.

Dailymail

Aunque nos sentimos muy felices por esta decisión, es importante recalcar que aún queda un largo camino por recorrer en la defensa de los derechos de los burritos, ya que el peso excesivo que debían cargar no es el único problema, aún queda por solucionar el hecho del trabajo forzado, las largas jornadas y las malas condiciones en general que afrontan estos animalitos día tras día sin parar.

Todos los animales del mundo merecen ser libres y felices!

Fuente: The Guardian, Dailymail