Los bomberos miran la puerta de la estación y ven a un chiquitin que necesita ayuda

Los bomberos siempre están listos para atender cualquier llamado de auxilio, pero los hombres que prestan sus servicios en la estación de Steinbach Fire Department nunca pensaron que una pequeña gatita de seis meses de edad, tocaría sus puertas para suplicar ayuda. Sin duda, este será el llamado más tierno que recibirán en toda su carrera.

Era una tarde helada en mitad del terrible invierno que azotó este año a Canadá cuando uno de los bomberos de la estación comenzó a escuchar un leve sonido en la puerta de enfrente, se oía como un rasguño sobre el vidrio, curiosos se asomaron y antes de que tuvieran la necesidad de pasar el umbral, vieron la imagen más conmovedora que habían visto hasta el momento: en su puerta había una pequeña gatita, tiritando de frío y suplicando que la dejarán entrar.

Por supuesto, como se trataba de buenos hombres, de inmediato abrieron la puerta y la dejaron pasar. La gatita estaba helada, pero tan pronto entró se acercó a ellos y empezó a hacerles cariños, como agradeciendo y pidiendo al mismo tiempo afecto.

Ellos la consintieron, le dieron comidita y le armaron una camita improvisada para que entrara en calor. Al otro día la llevaron al veterinario para que este confirmara si estaba bien, él dijo que las puntas de las orejitas se le habían congelado, pero del resto la gatita tenía buena salud.

Cuando regresaron a la estación, la bañaron…

… y quedó aún más linda que antes. La bautizaron con el nombre de Ember y publicaron sus fotos para ver si tenía dueño, pero nadie la reclamó, lo que hizo que comprendieran que era una callejerita.

Un tiempo después de que la gatita llegara a su puerta pidiéndoles ayuda la llevaron nuevamente al veterinario, pero esta vez para que la estirilizaran, pues ellos son muy conscientes de que eso es lo que se debe hacer si queremos que un día no existan más callejeritos y que todo animalito que nazca tenga de ante mano un hogar donde cuiden de él.

Todo el equipo de bomberos estaba muy encariñado con ella, pues era muy tierna y dulce, pero sabían que la estación no era el mejor hogar para un gatito, ya que había momentos en que todos se iban a casa y ella quedaba solita.

Por eso decidieron que lo mejor sería buscarle un hogar. Publicaron su historia en su perfil de Facebook y la respuesta de su comunidad fue muy positiva.

Varias familias se postularon para ser sus adoptantes y al fin una quedó elegida.

Ahora Ember vive muy, muy feliz en su nuevo hogar y nunca más volverá a sentir el frío congelante de la calle.

Ember es una gatita afortunada, a tan sólo 6 meses de edad encontró a alguien que la ayudara. La triste verdad es que probablemente tenía compañeros de camada que sufrieron un destino diferente. Nos gustaría aprovechar esta oportunidad para crear conciencia de la importancia de la esterilización ya que los animales confían en nuestra compasión para su supervivencia. Por favor apoya a las fundaciones de rescate de tu localidad, ellos trabajan incansablemente para ayudar a los animales necesitados. – Escribió el equipo de bomberos en Facebook.

Fuente: Steinbach Fire Department.