fbpx

Lo echaron del edificio donde vivía y un aviso en la puerta decía: no dejar entrar al perro

Unos rescatistas lo vieron solito, se acercaron y él les mostró el aviso como diciendo: «no entiendo porqué no me dejaban entrar a mi casita»

Lujan Videla y su novio, Franz Pfanner, son dos amantes de los animalitos y de su bienestar. En el hogar que comparten ya conviven con Liam, un pequeño perrito y Alice, una conejita. Ambos peluditos se han convertido en su motor y en sus hijos, más allá de los lazos sanguíneos o de especie.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Liam 🐶🐾 (@liam.doggie) el

A pesar de tener a la familia completa, la pareja se ha empeñado en ayudar a todos los animalitos posibles en su lugar de vivienda en Córdoba, Argentina. Ambos tienen un corazón demasiado grande como para ir por la calle, ver a un peludito que necesita ayuda y no parar a auxiliarlo. Esa fue, precisamente, la situación que vivieron con Bruno, un pequeño que suplicaba ayuda con sus ojos tristes.

Nadie lo dejó seguir. No tuvo otro remedio que deambular por allí.

Franz y Lujan llevan meses usando redes sociales como Instagram y TikTok para dar a conocer los rescates que realizan y buscar familias para cada peludito en particular. Como parte de esa rutina, ambos han decidido prestar especial atención a las calles de su ciudad para encontrar nuevos perritos con necesidades especiales.

A mediados de octubre, mientras daban un paseo juntos cerca a su casa, vieron a un peludito al que nunca habían notado antes. El perrito estaba dando vueltas por las mismas calles y parecía estar desesperado por encontrar a alguien mientras se posaba en una esquina.

Lujan Videla

Estaba tan solo y desorientado. Le dije a mi novio que se quedara con él y que esperara a ver si aparecía su dueño. –Comentó Lujan a The Dodo.

Mientras la mujer hacía algunos encargos, Franz se quedó con el peludito en la calle, esperando que solo fuera un malentendido y su dueño regresara pronto después de haberlo extraviado, pero los minutos pasaron y nadie apareció para salvarlo.

En ese momento, la pareja supo que estaban frente a un posible rescate que requería de su ayuda y, unos minutos después, el pequeño empezó a caminar, conduciéndolos a la entrada de un edificio contiguo donde un letrero destacaba: No dejar entrar al perro

Lujan Videla

Aunque quería entrar, los residentes del edificio lo evitaban, cumpliendo con la orden del lugar. En ese momento, Lujan y su pareja intentaron hablar con un vecino que les dijo que Bruno, como era llamado, había vivido con un adulto mayor en la edificación, pero que se perdió rastro del hombre después de que dejó el lugar y, con el, al peludito que tanto lo amaba.

Lujan Videla

El dolor convertido en una nueva oportunidad.

Nadie dio más pistas y nunca se supo si el hombre había fallecido o había decidido abandonar al pequeño Bruno por su propia voluntad, sin embargo, lo único certero era el deseo de Bruno por volver al lugar donde había sido feliz.

A pesar de la compasión de algunos de sus vecinos para alimentarlo y darle las condiciones para sobrevivir, la administración del edificio decidió que era una molestia y pegó el aviso tan pronto como pudo, dejando al perrito sin hogar.

Lujan Videla

Te hace darte cuenta de lo indiferente que puede ser la gente. Bruno estaba tan triste. Estaba desesperado por entrar. -Afirmó Lujan a The Dodo.

Con la situación de Bruno marcada por la tristeza de su pérdida y la indiferencia de la gente a su alrededor, la pareja decidió ayudarlo y llevarlo a casa con ellos. En todo el recorrido, el pequeño mostraba una mirada de profunda tristeza en sus ojos, sin embargo, al llegar al hogar y asimilar su nueva realidad, Bruno aceptó las circunstancias.

Lujan y Franz estuvieron más de una semana tratando de encontrar algún vínculo familiar de Bruno, sin embargo, sus esfuerzos no dieron resultado. Bruno se encontraba totalmente solo y descubrieron que su verdadero propósito era hacerlo feliz.

La pareja tomó la decisión de adoptarlo y, conforme pasaban los días, la enorme sonrisa de Bruno empezó a aparecer.

Lujan Videla

Descubrieron que era un perrito mimado al que le encantaba dormir abrazado, salir a tomar el sol, meditar y comer demasiado. El pequeño ha podido dejar de lado su tristeza y, aquel sentimiento que lo dominaba, parece estar en una vida pasada ahora.

Aquí puedes ver el video que resume la historia de Bruno:

@lujanvidelaala historia de Bruno🐶♥️ #parati #rescate♬ original sound – Cole LaBrant

Lujan decidió crear un video en TikTok para compartir toda la historia de Bruno sin contar con que se haría viral en pocos días y obtendría más de cien mil vistas e interacciones.

Los tres nos demostraron que las segundas oportunidades pueden ser increíbles, en especial para alguien que tanto lo merece como Bruno. Felicidades.

Lujan Videla

Fuentes: Lujan Videla, The Dodo.