fbpx

Mamá alce lleva a sus hijos a jugar a un jardín con un aspersor de agua

Los pequeñitos estaban felices y el vídeo derrite el corazón.

Este vídeo es una muestra de que todas las mamás de la naturaleza, no sólo las humanas, se preocupan porque sus hijos tengan momentos buenos y felices, donde jueguen, se diviertan y aprendan las cosas buenas de la vida. Es realmente adorable ver lo felices que estaban estos bebés de jugar en el jardín a mojarse.

Youtube/arcticsooner

El vídeo fue captado por una de las cámaras de seguridad de la vivienda a cuyo jardín de enfrente llega una familia de alces a jugar y refrescarse del agobiante calor de verano que hacía ese día.

La adorable familia se constituía por la madre alce y sus dos crías, los tres se acercaron en un comienzo con cautela, aunque según dijeron los dueños de la casa, la madre había primero inspeccionado el jardín, seguramente para comprobar si este era un espacio seguro y apto para sus dos hijitos, luego poco a poco comienzan todos a olisquear el pasto y los objetos que se encontraban por allí.

Pero la verdadera diversión comenzó cuando las crías encontraron los aspersores de agua, al principio les dio miedo pero volvieron a él y rápidamente se entusiasmaron y comenzaron a saltar por todos lados, yendo y viniendo mientras alegremente se empapaban.

Es muy lindo ver la inocencia y felicidad de estos hermosos y majestuosos animales. Están realmente felices jugando.

Youtube/arcticsooner

La madre los vigila, los revisa y de tanto en tanto se anima a jugar con ellos bajo el refrescante chorro de agua.

Pasaron en el jardín un buen rato y cuando mamá alce sintió que era suficiente, se marcharon.

Seguro que en los días venideros, los dos lindos hijos le suplicaran a su madre que los vuelva a llevar a aquel lugar tan divertido.

Mira el tierno vídeo a continuación y compártelo para que alguien más pueda disfrutar de esa inspiradora imagen de dos pequeños inocentes jugando felices.

Sin duda, todos los animales son muy especiales y todos sin ninguna excepción en lo absoluto merecen ser felices y disfrutar de sus vidas con alegría.

Fuente: ArcticSooner.