fbpx

Niña vende cupcakes para salvar el ojito de su gatito, necesita una cirugía

¡A comer cupcakes! 🧁🧁🧁😺

Jimena Ortiz es una joven universitaria de Ciudad de México que se encontró por casualidad con uno de los seres más importantes de su vida actualmente: Antonio, un hermoso gatito rayado y monito que debe su nombre a un reconocido actor español. Llegó a ella cuando tenía solo unos días de nacido en condiciones precarias y cuando más necesitaba de un buen corazón que se comprometiera con sus cuidados.

Cuando su salud empezaba a ser estable y parecía no tener ninguna condición de gravedad, Jimena empezó a notar problemas congénitos en los ojitos del minino, a menudo se molestaba demasiado y la joven no entendía a qué se debían sus molestias. Lamentablemente, la visión de Antonio se veía comprometida por diferentes problemas que aparecían uno tras otro.

Una carrera contra el tiempo y la ceguera.

Inicialmente, las ulceras en los ojos de Antonio, que fueron su primer síntoma importante, fueron controladas con tratamientos de gotas que surtieron efecto, sin embargo, luego de superar estas lesiones, la conjuntivitis llegó y con ella, Jimena tomó la decisión de consultar a un oftalmólogo veterinario que no trajo muy buenas noticias y descubrió que todo era más grave de lo que parecía. 

Mi familia decidió llevarme con un especialista oftalmólogo veterinario. Ahí me diagnosticaron microftalmia en mi ojito derecho, eso significa que desgraciadamente mi ojito no se desarrolló en su etapa de crecimiento y por lo tanto es inservible, ahí perdimos la esperanza de que pudiera ver con mi ojo derecho, pero, buenas noticias, sigo viendo con mi ojo izquierdo. – Escribió Jimena a nombre de Antonio por medio de la publicación en redes sociales donde dio a conocer la situación.

La microftalmia había hecho que el ojo derecho de Antonio fuera prácticamente inexistente, causando molestias que lo llevaban a rascarse demasiado, provocándose heridas muy graves, pero, los problemas no terminaban allí: aunque su ojo izquierdo todavía tenía visión, el minino registraba un par de pestañas incrustadas dentro del mismo que le provocaban mucha irritación y le obligaban a permanecer con el ojo cerrado casi en su totalidad.

Como si fuera poco, una pequeña mancha dejó ver que los ligamentos que sostenían el cristalino se habían roto y estaban haciendo presión sobre la retina, amenazaban con romper los nervios de la zona, perdiendo la visión y, en este caso, haciendo que Antonio quedara totalmente ciego. Con diagnósticos tan tristes, la familia decidió no dejarse vencer y hacer hasta lo imposible para lograr que Antonio pueda tener una vida plena con al menos uno de sus ojos en funcionamiento. 

La solución: redes sociales y mucha repostería.

Para darle solución a los problemas que afronta el hermoso Antonio, los especialistas sugirieron tres cirugías: crodepilación, que lograra sellar los folículos que están haciendo crecer pestañas dentro del ojo izquierdo; enucleación, un procedimiento para sellar por completo su ojo derecho y no volver a tener heridas por infección y, por ultimo, la retirada de la capa que se ha formado por la ruptura de ligamentos.

Todos los procedimientos suman un valor de 14.500 pesos mexicanos, equivalentes a 690 dólares, un monto que supera los ingresos de la familia por mucho, por lo cual, Jimena usó el poder de redes sociales para pedir ayuda a quienes quisieran apoyar a Antonio y, además, anunciar la venta de cupcakes y galletas en el parque María Luisa de la Colonia Industrial en Ciudad de México, todas estas iniciativas enfocadas en el pago de la cirugía más costosa: retirar la capa del ojo izquierdo.

La crodepilación y enucleación fueron realizadas a Antonio el 25 de agosto después de ser pagadas con fondos familiares, sin embargo, él y su mamita lograron mover las redes a su favor y gracias a sus deliciosos postres y el corazón bondadoso de quienes ayudaron, el 10 de septiembre se logró reunir la cantidad total del último procedimiento que será realizado prontamente y donde esperamos que el minino salga perfectamente y con muchas ganas de seguir jugando.

Jimena y Antonio demostraron lo mucho que se puede luchar por una buena causa y obtener resultados exitosos. Han dado las gracias a través de redes sociales y ahora, el minino tiene su propio Instagram donde informará a todos de su estado de salud en los próximos días. Si quieres conocerlo un poco más y estar pendiente de su evolución, puedes seguirlo en este enlace.

¡Pronta recuperación, Antonio!

Fuentes: Jimena Ortiz, Milenio.