No hay nada que hacer, vaquita marina está condenada a la extinción, quedan 22 ejemplares

Una triste noticia, no sólo para México, único país cuyos mares tienen los 22 últimos ejemplares que quedan vivos, sino para el resto del mundo. Cada especie que se pierde, es una especie que perdemos TODOS, porque los animales nos pertenecen a todos, no para explotarlos y beneficiarnos con ellos, sino para cuidarlos y protegerlos. Sin ellos, la superficie del planeta está condenada y nosotros con ella.

Wikipedia

Según información aportada por Jorge Urbán, Investigador de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, la red de monitores acústicos del Golfo de California, propiamente del mar de Cortés, registró en el verano de 2018 que la población de estos hermosos mamíferos estaba por debajo de los 30 ejemplares, convirtiendo a la phocoena sinus, más conocida como vaquita marina, en una de las especies en más riesgo de extinción del mundo, de hecho, se considera ya en estado critico.

Wikipedia

Grupos ambientalistas y defensores de los derechos de los animales, señalan al gobierno de México como el culpable de esta tragedia, pues aunque hay leyes que protegen estas zonas, según ellos, las instituciones encargadas de ejercer vigilancia y control, han actuado con negligencia y a favor de las grandes industrias pesqueras, no llevando a cabo la supervisión de la actividad de muchas de ellas en las zonas donde habita la vaquita marina.

Por su parte, el gobierno asegura que ha hecho todo lo que está en su poder para proteger a los animales que se encuentran en vía de extinción.

¿Cuál ha sido la causa de la extinción de la vaquita marina?

La causa general y que afecta a cientos de otras especies marinas, es la pesca.

Sin embargo, la razón de la extinción de la vaquita marina es aún más triste y dolorosa, pues es accidental. Lo que sucede es que en el mercado chino, la vejiga de un pez llamado totoaba es muy apetecida, pues ellos le atribuyen propiedades curativas y las familias que se pueden dar el lujo de consumirla gozan de un alto estatus social ya que llegan a pagar miles de dólares por cada una. Por supuesto, sobra decir, que esta especie también está en peligro de extinción.

El problema es que la vaquita marina, habita en el mismo lugar que la totoaba y otras valiosas especies como el camarón y la curvina golfina, cuando los pescadores van tras ellas y despliegan sus gigantescas redes, caen en ellas sin que los humanos en realidad les interese pescar a la vaquita marina. No obstante, gracias a la pesca indiscriminada, ya casi no quedan ejemplares de estos hermosos mamíferos.

Fuente: CNNEspañol.