fbpx

No! no es un aguacate con cara triste, es la genial ranita de lluvia negra

Hay animales adorables que simplemente hemos pasado por alto, este es uno de ellos.

Su nombre común es rana de lluvia, pertenece a la familia de los anfibios llamados Brevicipitidae, por su pequeño tamaño. Tiene su origen en Sudáfrica, al igual que sus otros parientes lejanos esta pequeñita infla su cuerpo como mecanismo de defensa y aunque parece estar malhumorada todo el tiempo, nadie ha confirmado que sea así.

Ojos saltones y un ceño fruncido.

La rana de lluvia alcanza como tamaño máximo 12 centímetros y aunque parezca que está enojada con quien se encuentre en su camino, realmente es una característica física que está destinada a llevar por el resto de su vida. Su piel de color negro, escamosa y áspera hacen que a primera vista asuste a quien la vea, pero en realidad es inofensiva para cualquier ser humano, a excepción de que se sienta amenazada.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por My avocado, it’s so sad (@pleasemyavocadoitssosad) el

Por gusto propio se la pasa en su madriguera o enterrada en arenas húmedas y cuando es necesario, sus pequeñas patitas traseras trabajan como remos para moverse tranquilamente en el agua.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Leza Carver (@wine_weasel41g) el

La herencia es imposible de negar.

En el momento del apareamiento la rana de lluvia hace un sonido único, que luego es respondido por su pareja, al cabo de unos segundos el encuentro amoroso se da. Como los demás anfibios el macho se ubica sobre la espalda de la hembra y cuando ella esté lista, producirá naturalmente una sustancia pegajosa para que él no se caiga, algo que en el mundo animal se conoce como adhesivo amplexus.

Las ranas carecen de miembros reproductores y es por medio de esta acción, que tanto el macho como la hembra liberan sus células reproductivas. Ella expulsa sus huevos y él los fertiliza, para que los embriones empiecen a albergar vida. Ya luego de este proceso el ciclo natural de la vida prosigue y en un par días las pequeñas ranitas negras de lluvia, llegan con sus carita malhumorada al mundo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por TheWondersOfTheNatrual World (@thewondersofthenatrual) el

Por suerte esta ranita no corre peligro de extinguirse, pues su color de piel es un camuflaje perfecto para los cazadores. Nos gustaría conocer más acerca de esta gruñona, por lo que estaremos pendientes ante cualquier información, para contárselas de inmediato.

Fuente: The Rainforest Site, Boredpanda