fbpx

Pasaron 11 años para volverte a tener en mis manos gatito

Este gatito y su mamá no pueden creer la nueva oportunidad que les dio la vida.

Un gatito, de nombre Tiger, paso once años de su vida perdido, aguantando hambre, frío, soledad y múltiples enfermedades, una noche de Halloween en New York, teniendo él tres años, se asustó por las ruidosas celebraciones y huyó de su casa, huida que se desencadeno en no permitirle regresar a casa, pues por más de que se esforzó por volver, nunca encontró el camino que lo llevaría nuevamente a los brazos de su familia.

Sus papás humanos lo buscaron durante años y tampoco dieron con el paradero, no fueron suficientes los carteles de perdido, las búsquedas en las noche llamándolo, las visitas a los refugios y las recomendaciones con los vecinos, Tiger se había ido y todo indicaba que nunca más lo iban a volver a ver.

Tiger estaba decidido a encontrar ayuda.

Tiger había rondado por muchos lugares, había conseguido comida de diferentes personas, había peleado con muchos gatitos callejeros, había vivido en carne propia lo que no era tener un plato de comida y agua a sus disposición, había pasado frío y muchas necesidades, por lo que era consciente de que debía buscar ayuda y dar fin a las situaciones que había vivido, sabía lo que era tener un hogar y necesitaba sentir nuevamente esa calidez y tranquilidad.

Con el detector de buenas personas, se acercó al jardin de una casa, no quiso ser amigable desde el principio, pues tenía que cerciorarse de que realmente se trataban de buenas personas, por lo que muy de a poquitos, fue dando pasos. El primero fue hacer que dichas personas notaran su presencia, por lo que con unos cuantos maullidos, llamó su atención, las personas conmovidas por ver un gatito tan viejo y en mal estado, intentaron cogerlo, pero como él no lo permitió, decidieron que primero tenían que ganar su confianza.

Estas personas, de nombres Carol O’Connell y su hijo Dan, comenzaron a alimentarlo y a hablarle con palabras bonitas y suaves para que él sintiera que no querían hacerle daño, todo lo contrario, lo único que buscaban era ayudarlo y darle una nueva oportunidad.

Carol trabajaba en el refugio de animales sin hogar Dutchess County SPCA, por lo que sus planes eran claros, debía ganar la confianza de Tiger para posteriormente capturarlo y llevarlo a las instalaciones del refugio para buscarle un nuevo hogar, lo bueno era que ella trabaja con animales, por lo que tenía experiencia, lo que le garantizaba resultados exitosos.

Después de varios meses Carol y Dan lograron su objetivo, el gatito ya había cerciorado todo lo que tenía que cerciorar, por lo que muy amigable y decidido, se acercó a ellos en busca de afecto, se restregó en sus piernas y mostró su pancita en símbolo de confianza, las personas seguras de lo que debían hacer, le dieron unas cuantas caricias y luego lo metieron en un transportador, no lo podían creer, pero al fin lo habían rescatado.

El sufrimiento de Tiger se había culminado, ahora se abrían las puertas a nuevas oportunidades.

DCSPCA

Un reencuentro planeado, no por la familia, no por el gatito, sino por la vida.

Carol se sentía feliz de haber rescatado a este minino que pronto mostró ser una dulzura, educado y muy cariñoso, por lo que a la mujer le entraron dudas de si en algún momento tuvo hogar, pues los gatitos que siempre han vivido en la calle, no suelen tener el comportamiento de sumisos.

La mujer sin muchas esperanzas pero sintiéndose comprometida a descartar todas las posibilidades de hacer que Tiger se reencontrar con su familia, decidió llevar al minino al refugio para ver si portaba michochip de identificación, su sorpresa, pero sobretodo su alegría, fue mucha cuando los veterinarios le dijeron que en efecto, llevaba consigo los datos de su familia.

Carol emocionada llamó a los padres de Tiger, los cuales respondían al nombre de John y Maggie Welz, después de que la mujer les contó todo, Maggie quedo en absoluto silencio, no podía creer lo que sus oídos habían escuchado, ¿Realmente era posible que su chiquito peludo haya sobrevivido durante 11 años a la dura calle? ¿De verdad la vida le estaba dando la oportunidad de reencontrarse con su hijito después de tantos años para que ella tuviera la experiencia de volver a abrazarlo y amarlo?

Tardaron segundos para que John y Maggie agarraran las llaves de su auto y se pusieran en marcha al refugio que había rescatado a Tigger.

Tiger increíblemente se encontraba en buen estado de salud, estaba un poco bajo de peso, tenía un ojito lesionado y algunos problemas de piel, pero en general estaba bien y a él parecía poco importarle esos mínimos inconvenientes, pues estaba realmente feliz de ser consentido y amado nuevamente, así fuera por personas que casi no conocía.

El minino ya había sido revisado por los médicos, ya los voluntarios se habían contactado con los padres de él, ahora solo quedaba esperar que el reencuentro se diera tal y como Maggie lo había deseado, el cual consistía únicamente en besos y abrazos, nada de palabras, solo miradas y caricias que reflejaban cuanto se extrañaban y cuanto anhelaban volver a estar juntos.

DCSPCA

De regreso a casa, un lugar lejos de las frías y crueles calles.

El momento al fin había llegado, Maggie y John después de agradecerle a los voluntarios por no haberse rendido con Tiger y por haber pensando en la opción de que él aún tenía una familia que esperaba por su regreso, entraron a la habitación en la que se encontraba su hijito, él se encontraba descansando de los duros días que había tenido, pero en cuanto vio que una mujer lo abrazaba y lloraba desconsoladamente, él decidió que debía intentar conocer o reconocer a aquella persona.

DCSPCA

Después de mucho olfatearla y restregarse en ella, entró en duda, había algo en su olor y en la suavidad de su piel que le resultaba familiar, después de unos cuantos minutos, Tiger cayó en cuenta de que se trataba de nada más y menos que se de su mamá, aquella mujer que lo había cuidado y amado durante sus primeros años de vida.

Luego, en símbolo de confianza y alegría absoluta, Tiger recostó su cabecita en el hombro de Maggie, le estaba agradeciendo por haber ido por él y por haberle manifestado a través de los abrazos, que todavía lo quería y lo había esperado, también con ese gesto le afianzó la idea de que ahora iban a estar juntos y que nunca más se iban a volver a separar.

DCSPCA

Posteriormente a todos los abrazos y agradecimientos, Maggie, John y Tiger, se dispusieron a regresar a casa, tenían muchas ansias de mostrarle la nueva casa que habían comprado a Tiger, así como de darle todo el amor y atún para gatitos que existiera en el mundo.

Una vez Tiger llegó a casa se sintió como en su hogar, no conocía esa casa y todavía tenía que recordar las cosas buenas y bonitas que tiene el contar con una familia, no obstante, se sentía en paz y feliz de sentirse amado, así que durante su proceso de adaptación, le demostró a sus padres humanos cuan agradecido estaba, así que a partir de esa noche y hasta el fin de su vida, decidió que dormir en el pecho de su mamá, era la mejor y más grande muestra de afecto.

DCSPCA

Si deseas donar dinero, comida o implementos  de salud y comodidad para los gatitos y perritos que se encuentran en el refugio que ayudo a Tiger, los puedes contactar en su sitio web Dutchess County SPCA, también si estás en New York y deseas adoptar a algún animalito, ya sabes con quien contactarte.

Con información de: The Dodo.