Un campesino y su perrita. «No tengo mucho para darle, aún así me salvó la vida»

Nunca olvides que el amor que le das a un perrito, él te lo devuelve multiplicado por 10.

La veterinaria Milagro Muñoz Aray y su esposo vivieron una experiencia conmovedora y que demuestra una vez más toda la fidelidad y el amor que un perrito puede dar.

La pareja se encontraban conduciendo en un arduo tráfico en Guapiles, Costa Rica, su ciudad natal, cuando de repente notaron una perrita muy angustiada que ladraba, corría y miraba a todos lados sin parar, se encontraba esquivando cada auto que pasaba en frente de ella, la pareja, muy preocupados por la perrita, pararon el auto y alcanzaron a la cachorra de color amarillo para descubrir que le ocurría. 

Cuando vi que la perra corría de un lado a otro muy nerviosamente, supe que estaba tratando de decirnos algo. Entonces mi esposo y yo estacionamos el automóvil para ver qué pasaba con la pobre perra. – Comento Milagro a The Dodo.

En cuanto la pareja se aceró pudieron notar que la cachorrita estaba muy nerviosa y agitada, pero al mismo tiempo aliviada cuando se percató de que ellos la querían ayudar.

Después de unos segundos, la perrita les ladro y se metió entre sus piernas pidiéndoles que la siguieran, ellos muy entendidos y dispuestos a ayudar, fueron tras ella. 

Después de unos cuantos segundos llegaron a una acera donde se encontraba acostado un hombre que aparentemente estaba gravemente herido, estaba su bastón acostado a un lado de él, por lo que supusieron que el hombre había tropezado.

Mi esposo y yo inmediatamente corrimos hacia el hombre, la perrita corrió con nosotros hasta donde estaba el hombre y ella comenzó a lamerlo sin parar. Mi esposo llamó a la ambulancia. – Expresó Milagro a The Dodo.

MilagroMuñozAraya

Mientras todos muy preocupados esperaban la ambulancia, la perrita lamía al hombre y lo consentía con sus patitas y cabecita, trataba de transmitirle que todo iba a estar bien, su fidelidad y compromiso era tanto, que comenzó a llover pero a ella no le importó, no se alejaba, todo lo contrario, trataba de pegarse más y más al cuerpo de aquel hombre al que consideraba su padre.

Ella nunca lo abandonó. Él estaba consciente, pero muy golpeado. Según personas que se acercaron al lugar, indicaron que el señor tiene problemas en una pierna, vive solo con el animal. Quizás debido a que le cuesta caminar, perdió el equilibrio y se cayó – Añadió Milagro a The Dodo.

Cuando llegó la ambulancia, los paramédicos se apresuraron para poner al hombre sobre una camilla y subirlo a la ambulancia, la perrita se apresuró a subir detrás de él, no pensaba dejarlo sólo y muchísimo menos consideraba la opción de dejar de protegerlo y acompañarlo.

MilagroMuñozAraya

Inmediatamente fue directo a donde estaba su dueño en la ambulancia y se acostó sobre su pecho como se puede ver en las fotos. El paramédico dejó que la perrita dijera adiós a su dueño, pero luego tuvimos que traerla porque no se le permitía quedarse en la ambulancia. – Explicó Milagro a The Dodo.

MilagroMuñozAraya

Debido a que la perrita por políticas de la ambulancia no podía permanecer dentro de ella, la amable pareja busco un vecino de ellos para que cuidará de la cachorra mientras se definía el estado del hombre, por otra parte, el señor fue trasladado a un hospital público para poder ser estabilizado.

Afortunadamente el incidente del hombre no fue tan grave, se había lastimado una pierna debido a que tiene una enfermedad en las articulaciones, sin embargo, después de padecer un poco de dolor y angustia, los medicamentos y las terapias que le brindaron en el hospital hicieron que se recuperará rápidamente. 

En unos pocos días el hombre ya se encontraba de regreso en su casa muy agradecida con su hijita y ella, por su parte, no podía estar más feliz de saber que su esfuerzo y valentía valieron la pena, pues ya se encontraba de nuevo con su papá y sobretodo, ella podía percibir que él ya estaba bien.

MilagroMuñozAraya

Unos días más tarde Milagro regresó al vecindario del hombre y su perrita y descubrió una triste realidad que la dejaba  muy preocupada.

Estuve muy feliz de ver que estaban bien. Pero al mismo tiempo, estaba triste de verlos viviendo en una pobreza tan horrible. El hombre tiene un problema con su pierna, lo que le impide caminar bien. Tiene dificultades para conseguir su medica, él tiene una vecina con un gran corazón que le da comida y lava su ropa, pero no es suficiente. – Lamentó Milagro mientras hablaba con  The Dodo.

Después de un buen rato de estar hablando con el hombre este se presentó y le agradeció por toda su ayuda, su nombre era Jorge y el de su adorada perrita era Chiquita.

MilagroMuñozAraya

La mujer a los minutos se sintió un poco más aliviada después de darse cuenta que esa pequeña pero arraigada peludita era muy valiente y que siempre iba a dar la cara ante cualquier dificultad, buscando siempre soluciones y nunca desamparando a su papá.

Milagro antes de marcharse quisó hacer algo por ellos una última vez, no era mucho lo que podía hacer, pero al ser veterinaria podía ayudar mucho a mejorar la calidad de vida de chiquita, por lo que la llevó a su consultorio para bañarla, esterilizarla, vacunarla, desparasitarla y regarle unos buenos kilos de comida y golosinas.

Finalmente, Milagro dio a entender en la entrevista con The Dodo que la principal razón por la que contaba esta historia era para conscientizar y sensibilizar a las personas con respecto al trato que se le da a los animales.

Creo que es muy importante que las personas conozcan este tipo de historias para que la gente cuide de los animales. Los animales son seres indefensos y de buen corazón que necesitan que cuidemos de ellos. Y no deben ser tratados de mala forma. – Concluyó Milagro a The Dodo.

Fuente: TheDodo.