fbpx

Perrita de 20 años sigue amando su plátano de juguete como el primer día

Los perritos son niños inocentes durante toda su vida.

No hay nada más tierno que la complicidad que genera un pequeño animalito con su juguete preferido y Tessa es un ejemplo de esto. A pesar de ser una perrita madura con algunos problemas de salud, cuando se trata de esta banana rellena de espuma se convierte en una bebé que lucha ferozmente por mantenerla cerca siempre.

Shanna Loren

Llegada tardía.

Shanna Loren es la mamá humana de Tessa y la ha cuidado con cariño y amor entrañables durante la larga y feliz vida que ha tenido esta perrita y también ha sido la responsable de un lugar de acogida para perritos que están en busca de un hogar permanente.

Fue en este contexto cuando hace cinco años uno de estos peluditos destrozó el juguete que hasta ese momento era el favorito de su perrita y ella, en su afán por hacerla sentir bien, dio vueltas en la ciudad buscando un remplazo, hasta que encontró una tienda de mascotas donde el peluche amarillo le llamó la atención al instante. Sabía que era el tamaño adecuado para los gustos de su pequeña.

Lo encontré en una caja de liquidación en una tienda de mascotas, pero sabía que era del tamaño de los juguetes que le gustaban. –Comentó Shanna a The Dodo.

Cuando Shanna le entregó el peluche, casi de su mismo tamaño, esa tarde, la reacción instintiva de Tessa fue tomarlo rápido, como si alguien se lo fuera a arrebatar si no lo hacía. Desde ese momento, la banana forma parte indispensable de su vida y de su relación con otras personas, por ende, después de su adorada mamá, lo más importante en el mundo es este objeto inanimado que parece tener toda la vida para ella.

Shanna Loren

Si quieres mi cariño, habla con la banana.

Con el pasar de los años, Tessa se ha ido quedando un poco sorda pero su vínculo con el divertido juguete ha hecho que genere más confianza en sus relaciones con la gente y con otros amigos perrunos. De hecho, la banana determina si le agradas o no. Al llegar visitas al hogar que ella y Shanna comparten, esta hermosa peludita hace una prueba de fuego: sale a recibirlos con su juguete en la boca, esperando que admiren lo precioso que es y, además, hagan comentarios al respecto.

Quiere que la gente lo reconozca antes de que ella lo deje, y cuando lo deja, lo pone en la cama que considere mejor. –Dijo Loren a The Dodo.

Eso sí, los comentarios halagadores no pueden ser solo para ella y la ternura que genera verla cargando un juguete de su mismo tamaño, tienen que ser respecto a su banana y lo linda que es, además en un tono de voz alto para que ella los escuche, se sienta satisfecha y pueda ir a dejar su juguete en cualquier lugar y reintegrarse a la reunión social o en su defecto, ir a acostarse en su cama mientras lo abraza.

Shanna Loren

No es un simple juguete.

Nunca ha permitido ni una vez que sea un ‘juguete’. Es su única pequeña posesión y es su vida. –Aseguró su mamá humana a The Dodo.

El vínculo que creó esta pequeña y adorable perrita con su juguete puede ser el que cualquiera de nuestros peluditos puede crear con algo que les regalemos y sea valioso para ellos. Va más allá de la vida, es una conexión que establece la importancia que tiene el amor y los buenos momentos en la vida de ellos.

Fuente: The Dodo.