fbpx

Por cuarentena prefirieron aislarse por 3 meses a abandonar a los animales del zoológico

Abandonaron la comodidad de sus hogares para cumplir la cuarentena junto a los animales que cuidan a diario.

El santuario de vida animal Paradise Park ubicado en Cornwall, Inglaterra, es un lugar visitado por cientos de turistas y locales. Un lugar para explorar en familia, ver a los cariñosos pingüinos, a unos cuantos flamingos y deslizarse por algunos de los toboganes disponibles.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Paradise Park Cornwall (@paradiseparkcornwall) el

Ese era el panorama de cada día en el lugar, el cual solo se cerraba en pascua desde hace 46 años, sin embargo, el Coronavirus hizo que todo cambiara y los cuidadores del lugar mostraran su compromiso y amor por los animalitos.

Un plan perfectamente organizado.

Con la emergencia decretada, la vida de los animales silvestres del parque corría peligro. Con toda la gente en casa, incluyendo a sus cuidadores, ellos serían los que la pasarían mal durante un tiempo de total incertidumbre.

No obstante, aunque el tiempo era poco y las opciones limitadas, Izzy Saralis-Wheatley, Sarah-Jane Jelbart y Emily Foden, tres de las cuidadoras y trabajadoras del lugar se decidieron por una opción que no solo las mantendría alejadas de sus familias, también las expondría: tuvieron la iniciativa de quedarse a vivir en el parque durante el aislamiento para ser las personas al frente del cuidado y de la enorme responsabilidad de mantener con vida y salud a los muchos animalitos que habitan allí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Paradise Park Cornwall (@paradiseparkcornwall) el

Hace unos cinco días, empezamos a pensar en lo que podríamos hacer. Nos preocupaba que si algunos de los cuidadores se enfermaba o no podía trabajar porque un miembro de la familia mostraba síntomas, entonces necesitábamos un plan para asegurarnos de que los animales siguieran siendo cuidados. Al separarnos de nuestras familias, esperamos correr menos riesgos y seguir trabajando. –Dijo Izzy a The Sun.

A diario son ellas tres despertando al lado de los animales que hace unas semanas se dedicaban a cuidar, el parque está en total silencio pero ese mismo punto es lo que ha hecho que los cantos de las aves suenen más fuerte y claro y que el aire esté más limpio. Cumplen con una jornada más estricta que la usual. Están de pie a las seis de la mañana y aunque son solo ellas, duermen en lugares distanciados para evitar cualquier contagio. A las siete ya están preparando la comida por raciones, una labor nada sencilla en la que antes podían trabajar hasta cuatro personas, actualmente tratan de mantenerlo en turnos, todo con la higiene debida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Paradise Park Cornwall (@paradiseparkcornwall) el

Aunque son las únicas que se hospedan allí con los animales, el cuidado es extremo porque alrededor de las nueve llegan ocho guardias que las ayudan en todas las labores. Ellos, como cualquier otra persona del exterior, conviven con sus familias y el riesgo es inminente de cualquiera de los dos lados.

La vida ha cambiado.

Hasta el momento no se tiene idea de cuándo vuelva la vida a su antiguo ritmo, mientras tanto, estas tres jóvenes mujeres intentan llevar su trabajo de la mejor manera y dejar a un lado los sentimientos como la tristeza por estar separadas de sus familias. El amor por sus animalitos hace que cada día se levanten con motivación para alimentar, cuidar, peinar, reparar y hasta hacer en vivos por medio de redes sociales para que el público desde casa pueda ver a los adorables pingüinos abrazarlas mientras les dan unos cuantos pescados.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Paradise Park Cornwall (@paradiseparkcornwall) el

Cuando el reloj marca las seis de la tarde y el día empieza a fundirse, cada una vuelve a su respectiva habitación en donde el descanso puede esperar. Lo primero en la rutina de la noche es lavar la ropa de trabajo y darse una ducha para desinfectar. Cada día lo viven con una tremenda alegría por poder ayudar a estos pequeños que no tienen a nada más en el mundo que a ellas. Las buenas acciones no solo están en los actos enormes, estas tres mujeres con su enorme corazón lo demuestran cada día de este aislamiento.

A pesar de sus esfuerzos, mantener a más de 1.200 animales es una labor enorme y costosa, por eso, si quieres ayudar a estas tres mujeres y al parque puedes seguir este enlace que te llevará a un fondo de colectas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Paradise Park Cornwall (@paradiseparkcornwall) el

Fuentes: Paradise Park, The Sun.