fbpx

Restaurante peruano tiene menú exclusivo para perritos callejeros, delicioso y gratis

Estos callejeritos no se irán a dormir con las barriguitas vacías gracias a este restaurante.

Alrededor de un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o desperdician, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Actualmente dicha institución trabaja mancomunadamente con gobiernos y la sociedad en general para atacar el problema de raíz. Sin embargo, un joven peruano se ocupa de la situación desde la simplicidad de actos cotidianos.

Una iniciativa que ayuda dos problemáticas de un solo tiro.

Haciendo una pequeña modificación al adagio popular, inicia la emotiva historia de hoy. El desperdicio desproporcionado de los alimentos y el gran número de animales callejeros, se unen en esta ocasión para hacernos pensar en qué estamos haciendo por el mundo y por ayudar al otro. Como bien sabemos, alrededor del planeta hay millones de perritos callejeros, que diariamente luchan por sobrevivir en la inclemente calle. La búsqueda de agua y comida muchas veces se hace más difícil de lo normal, pues hay muchos más amigos perrunos en las mimas condiciones. Por fortuna un hombre amante de los animales quiere ayudar a cambiar estas dos problemáticas sociales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Gerardo Reyes Ortiz (@ajilalo) el


Ubicado en el distrito de Ate, en Lima Perú, un joven microempresario llamado Gerardo Reyes Ortiz, conocido popularmente como ‘Lalo’ y dueño de un  restaurante, anticuchería-cevichería ‘Ajilalo’, preocupado por la difícil situación que viven diariamente los peluditos en las calles, decidió tomar partido y ayudar a estas lindas almitas que caminan por las calles en busca de alimento y que él por fortuna en su restaurante tiene de sobra.

Un delicioso sazón para los comensales de dos y cuatro patitas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Gerardo Reyes Ortiz (@ajilalo) el

Entre charlas poco entendibles y exquisitos olores de platos típicos peruanos, se ve en el panorama ojitos perrunos expectantes y barriguitas que suenan al dejarse seducir por el sabroso aroma, pero que fortuna están a pocos minutos de llenar. Gerardo, fiel amante de los perros y conocedor de la triste problemática, ha querido ser parte de la solución, por eso desde meses atrás alimenta a cuanto perrito pasa por ‘Ajilalo’, su restaurante, con lo que dejan sus clientes y acompañado de algunos productos que guarda en la alacena de su restaurante.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Gerardo Reyes Ortiz (@ajilalo) el


En platicos de icopor y en algunas ocasiones en tacitas de plástico que han sido donadas, diariamente este hombre, sus colaboradores y sus comensales humanos, alimentan a los perritos callejeros que pacientemente esperan en la puerta de su restaurante la hora de la comida. De igual manera, por medio de la página de Facebook de su negocio dio a conocer esta linda iniciativa, con el único fin de que más personas se unan a esta noble causa.

A todos nuestros amigos que cuentan con un negocio de restaurante, les invito a que se sumen a nosotros – Escribió Gerardo Reyes Ortiz en su Facebook.

Su proyecto tuvo buena acogida entre los clientes de su restaurante, los cuales llegaban con croquetas para los perritos como símbolo de ayuda y agradecimiento a tan hermosa labor, por lo que Gerardo decidió colocar a las afueras de su negocio unos comederos y bebederos de agua para que los perritos callejeros pudieran comer a cualquier hora del día. Aquella linda acción beneficia a los perritos aún más en época de pandemia.

Oso quizo bautizar el comedero 😁😯 pero hizo su berrinche por su comida casera 🤷‍♂️🤭 – Escribió Gerardo en su cuenta de Facebook.

Ni el COVID-19 detuvo este héroe con delantal.

Por las razones sanitarias que ya conocemos, muchos negocios en Perú han cerrado sus puertas, incluso los restaurantes y por supuesto ‘Ajilalo’ acató las ordenes, aunque su negocio estará cerrado mientras pasa el virus, Gerardo no olvida que hay unos tiernos comensales que aún van por su plato de comida diaria, por lo que él cada día pasa a su restaurante a darle comida a sus amigos perrunos con las precauciones adecuadas, les deja agua y comida y de paso le da vuelta a su negocio con la esperanza de reabrir sus puertas rápidamente.

Por fortuna no está solo y sus vecinos de vez en cuando le ayudan a proveer los dispensadores de alimento para los perritos callejeros.

Agradecemos este lindo gesto por parte de Gerardo, sus trabajadores, clientes y vecinos y esperamos que este ejemplo sea seguido de muchos más actos como este, no solo en Perú sino también en otras partes del mundo.

Les recordamos nuevamente que nuestras mascotas no son transmisoras del COVID-19, pero si de un amor infinitamente bello.

Fuentes: Ajilalo, La republica.