fbpx

Adoptados por distintas familias, un día se encontraron, se reconocieron y se abrazaron

Negrito y blanquito recordaron que eran hermanitos y que se amaban, su abrazo lleno de felicidad, dice cuánto se extrañaron.

Los perritos, que fueron parte de una camada de seis peluditos de raza Cockapoo, fueron adoptados de forma individual por sus nuevas familias, sin embargo, Monty y Rosie, como fueron llamados por sus padres adoptivos, siempre fueron inseparables y eso se evidenció a pesar de llevar algunos meses sin estar juntos.

Susan Killip / The Dodo

Un abrazo lleno de pelos.😍

Los perritos nacieron en el mes de junio y Susan Killip adoptó a Rosie, la cual tiene pelaje blanco, y hasta el momento la ha llenado de amor y muchos cuidados; mientras que Dave, un amigo cercano de Susan, acogió en el seno de su hogar a Monty, el peludito de color negro.

A la semana de que Rosie y Monty fueron adoptados, las dos familias se encontraron para que los perritos no perdieran contacto, sin embargo, luego de unos días la comunicación se perdió y cada uno empezó a vivir su vida alejado del otro.

Con todas las comodidades que pueden llegar a tener los peluditos amados, pasaron unos grandiosos meses con sus papás adoptivos, sin embargo, el estar alejados, por suerte, estaba a punto de cambiar. Aquella tarde todo se había alineado para que estos dos hermanos tuvieran un emotivo reencuentro como de película.

Susan Killip / The Dodo

Eres tú?? Hermanito!!

Casualmente ambos iban por la misma acera, sus olfatos empezaron a sentir un olor familiar y sus colitas reaccionaban alegremente de haber visto a alguien conocido, todo indicaba que era su hermano perruno y que después de tanto tiempo se encontraban de nuevo.

Pese a todo lo que pudieron haber hecho Rosie y Monty cuando se encontraron, como olfatearse e incluso jugar un rato, ellos decidieron demostrarse el cariño que aún se tenían y lo mucho que se extrañaban. En el momento en que se tuvieron frente a frente, se pararon en sus dos patitas traseras, para tener libres las delanteras y así poder abrazar a su querido hermano.

Fue tan encantador que ambos saltaron y se abrazaron. Fue sorprendente que se recordaran después de 10 meses de no verse – Aseguró Susan Killip a The Dodo.

El emotivo reencuentro fue compartido por Libby Pincher, en su cuenta de Twitter, la cual cuenta el divertido momento que vivieron los perritos y sus respectivas familias.

Este hermoso abrazo de Rosie y su hermano Monty, ha puesto a pensar a muchas personas acerca de si en realidad se reconocieron, por lo que la Universidad de Tufts, quiso despejar la divertida incógnita.

Los perros de la misma raza a menudo gravitan el uno hacia el otro. Lo que sabemos es esto: el olor de otro perro permanece con un perro durante mucho tiempo … Pero si el perro está procesando que es una conexión familiar, probablemente nunca lo sabremos con certeza – Explicó la Universidad de Tufts.

Susan Killip / The Dodo

A nosotros no nos cabe la menor duda de que ambos eran conscientes de que el que venía cruzando la calle era su hermano de camada y por eso la reacción tan efusiva, sin embargo, esperamos más adelantos de la ciencia para que confirmen nuestra hipótesis basada solo en nuestro inmenso amor y admiración por los animalitos.

Por el momento, las familias de Rosie y Monty, aseguraron cuadrar otro reencuentro para que los perritos puedan divertirse y recordar viejos momentos juntos.

Fuente: Libby Pincher, The Dodo.