fbpx

Si quieres acariciar a esta perrita tienes que asearte tus manos primero

Los papás de esta perrita tuvieron que poner una estación de limpieza de manos para sus vecinos.

A algunos nos cuesta más el distanciamiento social debido al virus con el que estamos conviviendo, sin embargo, los peluditos son aún más propensos a la tristeza por no poder salir a pasear, correr y jugar. Los papás humanos de esta hermosa beagle llamada Sparkle encontraron la manera para que ella siga llevando a cabo su rutina de saludar a vecinos y transeúntes de la manera más cariñosa.

Jennie Ross

Prevención ante todo.

El 19 de abril mientras daba un paseo corto con su novio a unos cuantos minutos del lugar donde vive, Jennie Ross se cruzó con un panorama que le produjo una ternura gigantesca. En uno de los porches de las casas por las que pasaban mientras tomaban aire fresco, se encontraba sentada con toda la tranquilidad del mundo esta pequeña y vieja peludita, observando a cada una de las personas que transitaban por el lugar.

Hace unos días, mi novio y yo decidimos salir a caminar. Estábamos aproximadamente a una milla de donde vivimos, y mi novio gritó y me dijo que mirara a mi derecha. Vimos el letrero y vimos a Sparkle en los escalones delanteros. Pensé que era la cosa más dulce, ¡Estaba completamente relajada y obviamente estaba teniendo un día maravilloso al sol! El desinfectante para manos y el letrero fueron una gran idea. -Comentó Jennie Ross a The Dodo.

Jennie Ross

Sparkle ama socializar con los vecinos y las caricias son una de las cosas que no le pueden faltar. Sin embargo, pensando en su cuidado, sus papás hicieron dos letreritos que colgaron en uno de los postes de entrada con un mensaje enternecedor: Mi nombre es Sparkle, me encanta ser consentida y conocer gente, si tienes alguna pregunta este es el teléfono de mamá y papá, por otro lado, el otro aviso con un agradecimiento por ponerse un poco de antibacterial, colgado con cuidado al lado, antes y después de consentirla.

El aislamiento no le quita lo social.

Jennie, conmovida por el acto y por la dulce Sparkle, tomó algunas fotos que subió a Facebook, donde gente de todo el país norteamericano comentó, incluso algunos vecinos dieron fe de lo grandiosa que es y de lo mucho que les encanta pasar por allí y quedarse unos minutos con ella.

Aunque el Coronavirus nos ha hecho tomar distancia, aún podemos esperar saludar a unos cuantos amigos perritos mientras les guste como a Sparkle y tengas todas las condiciones de salubridad.

Jennie Ross

Fuentes: Jennie Ross, The Dodo.