fbpx

Estudio demuestra que perder un perrito es tan doloroso como perder un ser querido

Muchos lo tienen claro pero por si a alguien le queda duda, aquí está este estudio.

Las personas que tenemos animalitos de compañía, ya sea perros, gatos, conejos o hamsters, sabemos que ellos se convierten en parte importante de nuestra vida, se vuelven nuestra compañía, nuestra motivación para hacer cosas que nos cuestan y nuestra mayor fuente de amor y ternura.

Si llegáramos a perder a nuestro animalito de compañía, por alguna circunstancia, como lo es la enfermedad o el fallecimiento natural, puede ser una situación tan dolorosa y frustrante como perder a cualquier miembro de nuestra familia, porque eso son ellos, parte fundamental e importante de nuestra familia.

Pixabay

Realmente el dolor que se puede presenciar a partir del fallecimiento de un animalito es tan grande, que no influye el momento en que ocurre, no interviene en la cantidad de dolor si se vive ese momento cuando son jóvenes o mayores. El caso es que ellos se van de nuestro lado, nuestras manos ya no los pueden acariciar nuevamente ni nuestros labios pueden volver a darles un profundo beso que manifieste todo nuestro amor y agradecimiento que sentimos hacia ellos.

La partida de nuestros animalitos es doloroso y no hay manera de negarlo.

¿Qué piensa la ciencia de esto?

La ciencia plantea que nos vinculamos con nuestros animales de la misma forma que nos vinculamos con las personas, incluso, se apunta a que el vinculo puede ser mayor con los animales debido a que nuestro cerebro al estar en compañía de ellos, emite permanentemente sustancias químicas y hormonas como la serotonina, endorfina, dopamina y oxitocina que nos proporcionan felicidad. Esto hace que nos sintamos alegres, conectados con ellos y amados.

Y entre más tiempo pasamos con ellos, más grande se hace la conexión, por consiguiente se hacen más grandes las emociones que sentimos hacia ellos, por eso el dolor que surge en nosotros a partir de una perdida, es tan profunda, porque se ha creado un vínculo a base de sentimientos muy fuertes y todos, positivos. 

Pixabay

¿Que opina la psicología?

La psicología ha determinado que lo que solemos hacer las personas cuando perdemos una mascota es reprimir nuestras emociones y enterrar nuestros sentimientos, haciendo así que nos cueste más aceptar la realidad, lo que conlleva a ralentizar el proceso de superación.

El consejo de la psicología es que manifestemos nuestros sentimientos todo el tiempo que sea necesario, que no temamos a llorar, a expresar lo que sentimos, sea rabia, dolor o decepción y que si es necesario, busquemos ayuda de un profesional.

También aconsejan que nos apoyemos en personas que hayan pasado por lo mismo, así podremos apoyar y entender el dolor del otro, además de que no habrá señalamientos ni juzgamientos de ningún tipo.

Pixabay

La opinión de un profesional.

La psicóloga Julie Axelrod, asegura que además de perder a un ser querido se está perdiendo una fuente de amor incondicional y que eso hace que el dolor sea inmenso.

También hace énfasis en que nosotros, al tener un animal de compañía, organizamos nuestra vida de una forma determinada, pues programamos la horas de recreación de nuestros animales al día, sus horas de alimentación, parte de nuestros gastos están reservados hacia ellos, así como parte de nuestra cama y de nuestra casa.

Así que al perderlos a ellos, perdemos todo eso, perdemos nuestra rutina y eso ocasiona un gran vació. Además que la tarea de dejar la rutina es algo difícil, lo que hace que constantemente recordemos esos espacios que estaban destinados a ellos y recordemos así mismo su partida.

Julie Axelrod, concluye con que la perdida de un animalito de compañía es extremadamente doloroso y que no hay que juzgar a aquellas personas que lo están viviendo, sino que antes hay que apoyarlas en su duelo y felicitarlas por su gran amor y entrega con el animalito mientras estuvo en vida.

Pixabay

En ZooCloud también creemos que los animalitos de compañía hacen un papel indispensable en nuestra vida, que son incluso en muchas ocasiones nuestra única familia, así que invitamos a las personas a disfrutar de sus animalitos sin prejuicios el tiempo que la vida lo permita, también que nos esforcemos por darles la mayor calidad de vida posible, así como también proporcionales muchos momentos de felicidad y amor.

No sabemos en que momento llegue la despedida, pero que cuando llegue, digamos adiós con la mayor serenidad posible, aceptando que son los ciclos de vida naturales, así como también con la mayor tranquilidad que se nos permita, pues debemos también reconocer que esos animalitos fueron felices y amados gracias a nosotros. 

Pixabay

Fuente: Goodfullness.