fbpx

Su papá lo regañó por destruir cosas, pero él con esta carita pedía perdón

Llámenme mamá alcahueta, pero a mí me pone esta carita y yo me rindo de inmediato y me lo como a besos.

Elliot Dussan Ordoñez es un hombre colombiano con una gran audiencia en la aplicación de videos, TikTok. Sus clips, casi siempre divertidos, también ocultan algunos momentos de su vida personal, sin embargo, ninguno de ellos había sido tan viral y famoso como la tierna charla que tuvo con su perrito en julio de este año, que es un fiel reflejo de la expresión «carita de perro regañado». 

Ellioy Dussan Ordoñez

Esa carita de yo no fui.

El hermoso momento lo vivió en medio de una sería conversación que Elliot intentaba tener con su perrito. En ese instante, el hombre se encontraba enojado por la actitud traviesa del peludito que, al parecer, había hecho algún daño en el hogar que comparten ambos. Mientras Elliot intenta reclamarle, el pequeño saca la mejor de sus armas: sus ojos tristes y una posición a la que nadie puede resistirse.

Con la mirada caída, siendo incapaz de mirar a Elliot a los ojos y su naricita metida dentro de sus dos patitas cruzadas en la silla mostrando su arrepentimiento y vergüenza, el hermoso peludito café de quien desconocemos el nombre, recibe un regaño que, al pasar de los segundos, se va volviendo menos contundente y mucho más divertido.

A continuación puedes ver el video que nos ha derretido a todos:

@eliotdussanEl regaño 😊🐕 ##perros ##mascotas ##colombia♬ sonido original – Eliot Dussan Ordoñez

Es que tú no puedes tener esa actitud siempre, tienes que portarte bien. Uno no hace sino complacerte y llevarte al parque, comprarte juguetes y tú no haces caso, siempre haciendo daño. Y con esa carita de ‘Yo no fui’ quieres ganarlas todas. Así no es. –Dice Elliot en el video.

El precioso y memorable momento puso a suspirar a más de un internauta que no pudo contener la emoción al ver la hermosa carita.

La verdad, nosotros sí esperamos que continúe haciendo travesuras para que esta cara de convencimiento e inocencia vuelva a aparecer en Internet. Simplemente no podemos dejar de verlo.

Fuente: Elliot Dussan Ordoñez.