Sus padres no querían al perrito y tuvo que dejarlo en un refugio con una triste nota *

Un chico tuvo que dejar ir a su amado perrito deseando que esté con una mejor familia.

Villalobos Rescue Center es un refugio ubicado en Nueva Orleans, al ser un refugio de animalitos, se podría pensar que están acostumbrados a ver todo tipo de casos tristes, podríamos imaginar que de cierta forma han desarrollado una sensibilidad más avanzada que el promedio para poder tolerar y controlar estas situaciones, sin embargo, la respuesta es no, casos como el que vamos a contar a continuación, muestran que el trabajo que hacen los rescatistas es admirable pero también muy complicado, desgastante y de mucha carga emocional.

No somos trabajadores de milagros. No podemos salvar a todos los perros. No tenemos el dinero o la mano de obra para siempre trabajar. Pero hoy  esto nos empujó sobre el borde emocional y físico. Estos son los días en los que odiamos nuestro trabajo y nos rompemos y lloramos. – Escribió Villalobos Rescue Center en su página de Facebook.

Lo dejaron atado a la reja de un refugio.

Un chico tomó la decisión de abandonar a su perro en la entrada de un refugio que trabaja en pro de los perros en estado de abandono, las razones por las que lo hizo son lamentables. Él explicó, mediante una nota, que a sus padres no les gustaban los perros, por lo que lo obligaban a mantenerlo encerrado en su habitación sin ningún tipo de contacto con el exterior, tampoco con humanos ni con otros animales.

Aunque podríamos afirmar que es una situación que requería de un rescate urgente, el refugio no estuvo de acuerdo en la forma en la que se hicieron las cosas, pues ellos no sólo estaban completamente al límite de animales, sino también lamentaban el estado en el que se encontraba el animalito, pues el pobre perrito reflejaba en su mirada un gran temor por no poder comprender lo que estaba sucediendo. También se podía deducir que en él habitaba una profunda tristeza.

Él perrito estaba también muy desconfiado, pues su miedo y desconcierto le produjeron una actitud de prevención e incluso de agresividad, él estaba realmente confundido y no sabía de que otra forma actuar, él sentía que estaba en peligro y debía protegerse.

Además de que en las imágenes se puede observar que una de sus paticas, la izquierda de abajo, estaba enredada con la correa que lo ataba al portón.

Villalobos Rescue Center

Junto al perrito, el chico dejó una bolsa con algunas de sus pertenencias, en ella guardó su comida, su plato y una nota donde explicaba el porqué dejaba a su perro Pit Bull allí, también trataba de contar un poco acerca de su manera de ser y suplicaba porque le consiguieran un buen hogar.

Villalobos Rescue Center

A continuación presentamos el vídeo completo que captura el momento en que los voluntarios del refugio encontraron al perrito abandonado.

Un toque de suerte y esperanza golpean las puertas del refugio

El personal del refugio estaba realmente abrumado con el caso del perrito, claramente estaban comprometidos con él, no lo desampararían, pero estaban con tantos casos que no sabían qué hacer, además, el animalito no era un perrito que fuera de fácil adaptación, él indudablemente no estaba en condición para adaptarse al mundo que lo rodeada, muchos menos, para relacionarse con tantas personas y animalitos que hay en los refugios.

La fundación desesperada por la situación, publicó en su página de Facebook la historia del perrito, lo hicieron con el fin de buscar ayuda para el cachorro, pero también lo hicieron para desahogarse y expresar su dolor e inconformidad con la situación del pequeño.

Cientos de personas reaccionaron con furia y dolor a lo que el perrito y la fundación estaban viviendo. Pero entre todas las personas que vieron el caso y que reaccionaron a él, hubo una en especial.

El hermano del que era antes el papá del perrito, vio entre miles de publicaciones, la publicación de Villalobos Rescue Center y de inmediato sintió como su corazón se aceleraba por el desconcierto, temor y dolor que sentía al pensar si realmente ese era el mismo perrito que el había conocido en casa de sus papás, pues él ya no vivía con ellos pero si mantenía relación con la familia.

Después de unos minutos de haber analizado y finalmente aceptado que efectivamente ese era el perrito de su hermano, cayó en llanto, él no podía creer que Rocky, nombre revelado gracias a él, estuviera pasando por esa situación. Las imágenes y los vídeos eran claros, Rocky estaba deprimido y necesitaba que alguien lo rescatara de su dolor y le dedicara el tiempo y amor suficiente para sacarlo adelante.

El hombre indignado corrió a las instalaciones del refugio y les explicó que él ya no vivía con sus padres ni con su hermano, pero que él perrito seguía teniendo una familia y esa era él. Estaba muy indignado y molesto con la situación, pero le afanaba más poder sentir que ponía a salvo a Rocky.

Las personas del refugio, después de la mala experiencia, se sentían un poco escépticos y desconfiados ante lo que el hombre les explicaba, sin embargo, decidieron darle una oportunidad.

Le permitieron al hombre ver al perro, así también podrían corroborar la información que él les estaba dando. Al mismo tiempo, contemplaron la opción de que si veían una reacción positiva del perrito, lo dejarían ir con el hombre.

Lo que pasó fue increíble, el perrito no sólo mostró estar extremadamente feliz por reconocer al fin a alguien con quién se sentía seguro y amado, sino también demostró su nobleza y capacidad de superación, pues estas lo llevaron a dejar en un solo segundo, su miedo y sus gruñidos. Todo el dolor y desasosiego se convirtieron en besos, saltos de alegría, movida de colita e incluso, exigencias por ser acariciado en su barriguita, lo cual refleja confianza y amor.

En el siguiente vídeo te mostramos la emocionante y noble reacción de Rocky al reconocer al que ahora se convertiría en su nuevo papá, el cual le repetía constantemente la frase «estás en casa».

Rocky, innegablemente pasó por una situación muy triste pero esta lo llevó a encontrar a una familia verdadera y a su felicidad, pues si el chico nunca lo hubiera llevado al refugio, seguiría encerrado las 24 horas del día sin atención, ni amor, siendo un perrito muy triste y descuidado.

Ahora él disfruta del calor de un hogar y ha empezado a olvidar poco a poco su lamentable pasado, pues la reacción que tuvo al reencontrarse con el hombre que lo adoptó, reflejaba no sólo alegría, sino también capacidad de perdón por lo que pasó y eso le permite comenzar una nueva vida.

Fuente: VillalobosRescueCenter.