fbpx

Un perrito es el cuidador de los ciervos huérfanos del bosque, ellos lo aman

Dale un trabajo a un perro y será el mejor haciéndolo.

Cuando era tan solo un cachorrito Sarge, no tenía unos delicados comportamientos, era un poco gruñón, le gustaba morder a las personas y le encantaba corretear a sus hermanos peluditos por toda la casa.

Ahora unos años después ha cambiado su conducta y aunque sigue persiguiendo a sus hermanos, ya no lo hace de la misma manera, es como si de repente hubiese comprendido mejor el significado de la palabra familia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Bucky & Friends (@buckys_porch) el

No existe en el mundo un lugar mejor que el seno de la familia.

Diariamente ser parte de una familia es lo que tratan de hacer sentir Sarge junto con su madre Cheryl Stephen, a los ciervos que llegan a su casa en Ohio, Estados Unidos, en busca de ellos para ser ayudados porque han quedado huérfanos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Bucky & Friends (@buckys_porch) el

Sarge es un perrito de 9 años de raza pastor alemán, que a diario demuestra sus cualidades físicas y sentimentales, esas mismas que fue sacando luego de verse involucrado en su primera rehabilitación a un ciervo llamado Buckwheat, al que su mamá humana Cheryl, había encontrado en medio de la carretera y al verlo tan pequeño, indefenso y sin sus padres cerca, ella decidió llevarlo consigo a casa.

Cuando Sarge lo vio, inmediatamente sacó a flote su instinto de ayuda y el perrito se convirtió en su niñero personal, quería cuidar de él todo el tiempo e incluso no dejaba que otro perro se le acercara, pues no quería que, de pronto, lo lastimaran y Buckwheat el ciervo, no se pudo sentir más protegido y a gusto que al lado de Sarge.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Bucky & Friends (@buckys_porch) el

Un poco diferentes en especie, pero con la misma mamá adoptiva que era lo importante.

Se sentían muy a gusto juntos, la conexión era como si fueran de la misma especie pero no lo eran, porque ambos pertenecían a un grupo aún mejor, el de ser una familia.

Al principio Buckwheat y Sarge, compartieron actividades como comer y dormir, mientras el pequeño ciervo aprendía a utilizar sus patitas para poder iniciar grandes aventuras. Finalmente los cuidados y terapias de mamá Cheryl y Sarge, dieron fruto y el pequeño empezó a dar sus primeros tambaleantes pasos en compañía de su perrito guardián, quien desde aquel momento prometió cuidar de él, sin importar que durante unos días le tocara caminar a su lado a paso lento, vigilando y percatándose de que no hubiera algún peligro.

Cuando sacamos a Buckwheat al aire libre, Sarge caminó junto a él y evitó que divagara. A medida que Buckwheat creciera y comenzara a aventurarse por su cuenta un poco más, tendríamos a Sarge buscándolo para traerlo de vuelta a casa – Dijo Cheryl Stephen a The Dodo.

Buckwheat que ya no era tan pequeño, debía ser devuelto a su hábitat natural, a pesar de que era muy juicioso y se sentía muy a gusto en la casa, debía regresar al bosque e iniciar una vida con los de su misma especie, sin olvidar que en aquel lugar tenía las puertas abiertas y unos corazones dispuestos a amarlo en cualquier momento que lo volviera a necesitar.

Mamá e hijo, al rescate.

Aunque la despedida no fue fácil para estos hermanos peluditos debían hacerlo por el bien de todos, pues el teléfono y las puertas estaban a punto de sonar con nuevos ciervos en busca de ayuda.

La noticia de que Sarge y Cheryl rehabilitaban ciervos huérfanos ya era conocida en todo el estado de Ohio, por lo que a las pocas horas el llamado para ayudar a cervatillos que habían quedado solitos en el mundo o que estaban heridos, tuvo una rápida respuesta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Bucky & Friends (@buckys_porch) el

Sheryl iba en busca de ellos y Sarge esperaba pacientemente en la casa su llegada, apenas su madre pisaba la puerta con un ciervo en brazos, el perrito mostraba su emoción dando vuelticas, moviendo su colita e incluso olfateándolo un poco, quizás para dar un primer parte médico.

Cuando entro por la puerta con un cervatillo, Sarge entra en acción. Él quiere revisarlos y olfateará frenéticamente y husmeará para determinar su condición  – Dijo Cheryl Stephen al medio estadounidense.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Bucky & Friends (@buckys_porch) el

Sarge repite una y otra vez la historia de acompañar a los ciervos en su proceso, pues cada nuevo miembro de esta hermosa familia es único y merece un trato especial. Al pasar de los días el peludito va comprendiéndolos un poco más, incluso aceptando tristemente la fragilidad que tiene una vida, pues no todos los cervatillos que llegan a su hogar logran sobrevivir.

Cada pérdida es igual de dolorosa para Sarge, pero el valiente perrito se recupera rápidamente, pues sabe que otros animalitos necesitan de su ayuda y su linda compañía, por lo que esos pocos momentos difíciles no empañan la felicidad que siente el can al ver llegar un ciervo a su casa.

Acá te dejamos un video para que des con ellos el paseo diario…

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Bucky & Friends (@buckys_porch) el

Fuente: Cheryl Stephen, The Dodo.