fbpx

Cansados de que su gatita se durmiera en sus piernas, hicieron unas falsas para engañarla

Lo más gracioso del asunto es que la gatita cayó redondo en la trampa.

Ziggy, es una gata que ha encontrado el lugar perfecto para sus largas siestas, las piernas de su dueña. Aunque de vez en cuando, la consentida gatica se percata de la incomodidad de su mamá humana, prefiere ser intensa y ronronear suavemente para distraer su atención, que bajarse del que considera el mejor lugar del mundo para dormir.

Rebecca May

Esta divertida historia inicia, en Londres. Por circunstancias que desconocemos, esta gatita vivía con su hermana gatuna en un refugio y durante mucho tiempo esperaron una amorosa familia, que decidiera llevarlas juntas a su nuevo hogar. Figgy, es un poco tímida pero muy juguetona, y su hermana Harley, es todo lo contrario, sociable y un poco perezosa. Sus lindas manchas color cafés y negras, sobre su lindo pelaje blanco, enamoraban muchos corazones, pero nadie estaba dispuesto a llevarlas juntas, era una responsabilidad muy grande.

Al pasar de los días, una familia con mucho amor para dar, se fijó en estas tiernas hermanas y en un par de horas, habían adelantado los papales para ser sus papás definitivos.

Una familia y un lindo compromiso con ocho patitas.

Recién llegaron a su nuevo hogar, todo les despertaba curiosidad y en uno de sus largos espionajes encontraron unos platicos con sus nombres, unas calientes camitas y un montón de juguetes; todo parecía indicar que Rebecca May y su esposo, sus nuevos padres, habían colocado sus cositas estratégicamente para que fueran encontradas por ellas. Esta familia compuesta únicamente por ellos dos, había cuadrado todo para que la estancia definitiva de las dos hermanas fuera más que agradable.

Pxfuel

Rebecca May y su esposo, han cuidado, consentido y amado tanto a Ziggy y a Hasley como han podido, incluso en ocasiones piensan que las han malcriado un poquito, en especial a Ziggy. Restregarse, ¨amasar¨ con su paticas, afiliar sus uñas y dormir, son unas de las actividades preferidas de estas gatitas, pero sin duda esta última, si que causa gran satisfacción para Ziggy, la minina de 10 años que no desaprovecha oportunidad para subirse a las piernas de su dueña y pasar largas horas sobre ella.

Rebecca May

Piernas acolchaditas para dormir y pantalones para dejar un recuerdo de pelitos.

La creatividad de la gatita para saltar sobre las piernas de sus padres es asombrosa, incluso, en ocasiones antes de que ellos tomen asiento, ella ya está preparada para la brincar sobre ellos y acomodarse para una larga siesta en su extremidades inferiores.

Sus orejas se aplastan y sus ojos se ponen negros cuando piensa que estás a punto de sentarte. Es casi como si tu regazo fuera un objetivo y ella esté allí, tanto si estás listo como si no – Dijo Rebecca May a The Dodo.

Lo que inicialmente sus padres vieron como un acto de ternura, luego se convertiría en una manía, pues Ziggy se había vuelto tan astuta que cualquier momento era perfecto para que ella se subiera sobre las piernas de ellos. El problema se fue poniendo más complejo, cuando Rebecca y su esposo empezaron a trabajar desde casa, lo que para Ziggy era un sueño hecho realidad, pero para ellos era incomodo y había que tomar cartas en el asunto.

Estoy a favor de los gatos pegajosos, pero hay momentos en los que se debe tomar algún tipo de medidas – Dijo Rebecca en su cuenta de Reddit.

Bajarla una y otra vez de sus piernas, no resolvió la situación.

Rebecca May

Ziggy quería acompañar a su madre en todo momento, por eso saltar sobre su escritorio y andar sobre el teclado de la computadora, eran sus maneras de distraer a su madre, posiblemente para que dejara sus labores y la consintiera un poquito más. Pero Rebecca, su madre, tenía que trabajar o quién iba a comprar las pepitas que tanto les gustaban a ella y a su hermana, o quién les compraría sus productos de aseo tan necesarios.

Rebecca May

La cama de gatos al lado del escritorio que situó Rebbeca, no fue suficiente para Ziggy, ella seguía sin dejar que su madre usara la computadora o recibiera llamadas con total tranquilidad. Nada parecía satisfacerla.

Creemos que necesita calor y sentirse protegida – Dijo Rebecca al portal.

Un bombillo con una gran idea se encendió en la cabeza de su padre.

Como a Ziggy le gusta tanto estar en las piernas de sus padres, a su papá se le ocurrió crear unas piernas falsas. Parecía una locura, pero era tal vez lo único que les faltaba hacer, aun pensando en que no funcionaría empezó con la creación. Tomó un par de pantalones viejos, los hizo alcolchonaditos para que parecieran las piernas de un humano, puso dentro de ellos una almohada térmica, un cojín en lo que sería el estomago y finalmente puso unos zapatos para no levantar las sospechas de la astuta gatita.

Rebecca May

Un poco de perfume por si acaso y las nuevas piernas de mamá estaban listas. Esperaron unos minutos y al cabo de un rato Ziggy estaba encima de ellas, todo parecía que la trampita había funcionado a la perfección. Aunque sus papás reconocen que las piernas de mentiras no solucionan el problema del todo, aseguran que únicamente lo utilizarán cuando tengan un día de trabajo bastante atareado.

Mientras tanto Ziggy y su hermana siguen disfrutando del amor y los cuidados de sus padres, y de vez en cuando del calorcito que tienen las piernas de mamá y papá falsas.

Fuentes: The Dodo